Tech

Demanda frena inversión de Monsanto en México

Una vez que se aprueben los permisos comerciales de maíz biotecnológico que Monsanto solicitó a la Sagarpa, la firma de biotecnología agrícola podría duplicar los 20 mdd que invierte en Investigación y Desarrollo en México, pero el proceso se encuentra detenido.
Jair López
22 junio 2015 20:52 Última actualización 23 junio 2015 4:55
Eduardo Pérez, director de Asuntos Regulatorios en América del Norte.

Eduardo Pérez, director de Asuntos Regulatorios de Monsanto en América del Norte. (Cortesía)

Monsanto, la firma de biotecnología agrícola, podría duplicar los 20 millones de dólares que invierte en Investigación y Desarrollo (R&D, por sus siglas en inglés) en México, una vez que se aprueben los permisos comerciales de maíz biotecnológico que solicitó a la Sagarpa.

El proceso regulatorio se encuentra detenido, luego de que un juez ordenó la revocación de los permisos como medida precautoria, ante una demanda colectiva en contra del maíz genéticamente modificado.

“Estamos en un proceso de resolución de permisos comerciales de maíz biotecnológico. En el caso del maíz hay un proceso que no ha terminado y una vez aprobados los permisos comerciales empezaremos a invertir en la creación e investigación que nos permita avanzar más rápido en el maíz biotecnológico”, dijo en entrevista Eduardo Pérez, director de Asuntos Regulatorios para América del Norte de Monsanto.

Si actualmente Monsanto invierte 20 millones de dólares anuales en investigación en México, este monto se duplicaría en caso de tener las oportunidades de ampliar la gama de productos y tecnologías, destacó el directivo.

“Se incrementaría para poder ampliar nuestros programas de desarrollo de tecnología de ese cultivo en las regiones del norte del país, donde estamos en primera fase”, comentó.

México es el mercado más importante para la firma en la región de América Latina y en 2015 la empresa espera crecer 14 por ciento, respecto al año previo.

Actualmente, la empresa está enfocada en el país en mercados de mejoramiento genético y mejoras en los sistemas agronómicos para aumentar el rendimiento de cultivos de maíz, algodón, sorgo, soya y hortalizas.

En el sector biotecnológico, la investigación de la empresa está dedicada a los mercados de algodón y sorgo, así como en el de maíz, que está en proceso de obtener permisos.

México es un país deficitario principalmente en granos, oleaginosas y fibras, destacó el directivo.

“Esto marca un poco las oportunidades que estamos viendo en este año y en el próximo año, en dónde vamos a enfocar nuestras inversiones y esfuerzos”, señaló.

La inversión actual de Monsanto se destina al mejoramiento de los procesos comerciales, en el uso de tecnologías o equipos más avanzados, sistemas de riego y mejoras en la aplicación de productos.

La firma cuenta con centros de tecnología y plantas procesadoras de semilla, en Sinaloa, Jalisco, Nayarit y Guanajuato.

“En México existe un marco de regulación que se lleva en diferentes pasos, desde la parte experimental y etapa piloto, hasta la evaluación de situaciones comerciales. Es un proceso que está legislado y también existe el rigor científico que requiere el estado mexicano para ir aprobando estos cultivos con seguridad para el usuario agrícola. La regulación nos brinda un buen marco para continuar invirtiendo en México en el desarrollo de tecnología y biotecnología”, señaló.

A nivel mundial, la firma invierte poco más de mil 500 millones de dólares en R&D.