Tech

Del desamor al ciberdespecho
hay un solo clic

De acuerdo con la firma Kaspersky Lab, es importante considerar no compartir contraseñas e imágenes comprometedoras con la pareja como muestra de confianza pues en ocasiones las relaciones concluyen en malos términos. 
Redacción
04 febrero 2015 14:43 Última actualización 04 febrero 2015 19:39
Módulo especial ciberdespecho

Kaspersky señaló una serie de recomendaciones para evitar este tipo de crímenes, que de acuerdo con la firma, va en aumento. (Bloomberg)

La privacidad no sólo puede ser vulnerada por hackers, sino por personas de nuestra confianza las cuales con un solo clic pueden dañar irreparablemente una reputación en cuestión de segundos.

De acuerdo con la firma Kaspersky Lab, las fotos o videos íntimos pueden ser la mejor arma para la cibervenganza pornográfica.

Pese a que no hay una cifra clara sobre este tipo de crimen “si lo medimos por la cantidad de noticias establecidas en la red sobre la casuística, sin duda ha aumentado”, señaló el doctor Erick Iriarte, abogado especialista en derecho de nuevas tecnologías y Magister en Ciencia Política (PUCP).

En este sentido, la firma de seguridad en internet señala que el ciberdespecho ocupa las imágenes o videos de las personas agraviadas para exponerlas en páginas en las que se ofrecen servicios sexuales o también en perfiles falsos en redes sociales como Facebook.

También pueden ser enviadas mediante el mismo correo de la víctima o su perfil de red social a todos sus contactos debido a que el atacante posee sus contraseñas.

Según Iriarte, muchos de estos casos quedan impunes.

“La ley está de lado de quien han visto vulnerados su privacidad, sin embargo el sistema jurídico es bastante lento y engorroso, con lo cual las personas no lo utilizan y terminan muchos de estos actos sin sanción”, explica.

Ante esta situación, Kaspersky Lab plantea algunos puntos para evitar caer en este tipo de cibercrimen.

-No compartas tus contraseñas: Pese a que compartir contraseñas puede ser una señal de confianza, es importante recordar que las relaciones terminan, por lo que es peligroso que tu expareja tenga acceso a tus archivos, redes sociales y otros servicios.

-Habilita la autenticación doble para el acceso a tu cuenta en redes sociales: Esta función añade una capa adicional de seguridad al proceso de acceso a la cuenta, al pedir, además de la contraseña un código el cual es enviado por mensaje SMS o por correo.

“La teoría general detrás de la doble verificación es que, para poder acceder, tienes que saber algo y también poseer algo”, precia la firma.

-No tomes o envíes fotos comprometedoras: “Utiliza el sentido común y no te tomes o compartas fotos o videos que puedan terminar perjudicándote”, señala Kaspersky. Peso en caso de que decidas compartir este tipo de material lo recomendable es que uses servicios de mensajería que encripten los datos, que no permitan el reenvío de la información o que permitan la destrucción del mensaje, pero “ten en cuenta que si esta información es publicada en línea no desparecerá del mundo virtual”.

-Revisa tu configuración de privacidad en redes sociales: Este punto es clave para cualquier usuario que cuenta con perfiles en varias redes sociales, pues es común que lleguen invitaciones de personas que no conocemos por lo que será importante designar quién puede tener acceso y quién no a tus imágenes.

-No vincules tu dispositivo móvil con equipos de tu pareja: De ser así, toma en cuenta que tu pareja tendrá acceso a tus imágenes, videos y otra información que podría utilizar sin tu consentimiento.

-Utiliza las vías legales para denunciar al responsable: Dado el aumento de este tipo de incidentes y el daño psicológico y moral que causan a sus víctimas, más y más países han adoptado legislación que establece una sanción para aquel que divulgue una comunicación no destinada a ser pública, aunque le haya sido dirigida.

-Monitorea las actividades de los menores de edad: Este tipo de casos, señala Kaspersky, es más común que se presente en personas más jóvenes, por lo que recomienda a los padres utilizar herramientas que les permitan fijar límites en los dispositivos en los que navegan sus hijos.