Tech

Crea y comparte tu propia música con el doodle de Google y Oskar Fischinger

De la mano del artista plástico alemán Oskar Fischinger, Google te invita a crear infinidad de posibles melodías, las cuales pueden ser guardadas o compartidas en redes sociales, así como enviarlas por correo electrónico a familiares y amigos.
Notimex
22 junio 2017 8:47 Última actualización 22 junio 2017 8:55
Doodle de Oskar Fischinger

Doodle de Oskar Fischinger

El buscador Google celebra el 117 aniversario del nacimiento del cineasta y artista plástico alemán Oskar Fischinger, con un doodle interactivo donde el usuario puede crear melodías y compartirlas en redes sociales.

La compañía muestra en su página principal figuras geométricas y colores que al darles clic abren una ventana que permite la composición de piezas musicales, mediante la elección de diferentes instrumentos representados por diversas formas.

Mientras que su colocación en una secuencia permite la creación de infinidad de posibles melodías, las cuales pueden ser guardadas o compartidas en redes sociales, así como enviarlas por correo electrónico a familiares y amigos.

Google destaca la aportación a las artes por parte de Finschinger, nacido el 22 de junio de 1900, en la pintura, como animador y realizador de cine, con obras abstractas en las que combinó la geometría con la música.


En el mundo del diseño Fischinger es una figura imponente, especialmente en las áreas de motion graphics y animación. Es conocido por su capacidad para combinar imágenes abstractas impecablemente sincronizadas con acompañamiento musical, cada cuadro cuidadosamente dibujado o fotografiado a mano.

El artista, mayormente conocido por sus películas, también inventó un artefacto llamado Lumigraph, para producir pantallas cromáticas fantásticas con movimientos de las manos (una especie de pintura óptica en movimiento y un precursor de los medios interactivos y los juegos multitouch de hoy).

Google señala que “incluso con la tecnología avanzada que existe ahora, emular el trabajo de Fischinger es una tarea imposible. Sus colores y movimiento están tan cuidadosamente planeados pero naturalmente juguetones, su tiempo tan preciso y humano”.