Tech

Con doodle interactivo, Google participa en la Tomatina

En su página principal el buscador en internet muestra un camión cargado de tomates y a los animados participantes que se arrojan tomates en Valencia, España.
Notimex
26 agosto 2015 9:6 Última actualización 26 agosto 2015 10:19
Tomatina

La multitudinaria batalla de tomates en esa comunidad de Valencia se remonta a 1945 y que desde entonces se realiza de manera ininterrumpida.

Google le entra hoy a la Tomatina, fiesta popular que cada año se celebra el último miércoles de agosto en la localidad española de Buñol.

La empresa de Mountain View destaca hoy la realización de la multitudinaria batalla de tomates en esa comunidad de Valencia que se remonta a una pelea juvenil sucedida en 1945 y que desde entonces se realiza de manera ininterrumpida.

En su página principal, el buscador en internet muestra un camión cargado de tomates y a los valientes y animados guerreros que ametrallan con el fruto rojo.

En esta batalla campal los participantes disfrutan como niños lanzando tomates a todo aquel que se cruza en su camino, en una jornada comienza a las nueve de la mañana, en la plaza del pueblo.

Antes del combate se levanta un enorme palo cubierto de jabón en cuyo extremo se coloca un jamón. Los más intrépidos intentan trepar a lo más alto para conseguir el premio, en medio del regocijo general.

Desde los balcones se lanzan cubos de agua a las personas que se preparan para la batalla. A las 11 de la mañana suena el disparo que indica el inicio de la lucha y al fondo de la calle, con una bocina, el primer camión cargado con la “munición” anuncia su entrada.

El portal español detalla que quienes van en el remolque empiezan a lanzar los primeros tomates y cuando el vehículo se detiene y suelta su carga, la multitud se abalanza para aprovisionarse de “balas” y en pocos segundos todo se tiñe de rojo.

Tras el primer camión de tomates llegan más “tanques” hasta que se produce el segundo disparo que señala el fin de la batalla. Luego de ello comienza la tarea de limpiar con mangueras a los valientes participantes, ansiosos ya por el siguiente encuentro.