Tech

¿Cómo logró Swift vencer a Apple?

En 17 horas, Taylor Swift logró lo que los mayores sellos discográficos intentaban desde hace meses, que Apple pagara derechos por su prueba gratuita de streaming. Las armas de la cantante: millones de fans y uno de los álbumes más vendidos. 
Bloomberg
22 junio 2015 22:8 Última actualización 22 junio 2015 22:10
Módulo especial Taylor Swift contra Spotify y la música en streaming.

Taylor Swift ya se ha laznado antes contra otras firmas, como Spotify. (archivo)

La veloz victoria de Taylor Swift sobre Apple demuestra cómo los artistas de alto perfil pueden utilizar la humillación pública para dar forma al negocio de la música mientras grandes sellos discográficos tras bambalinas no pueden lograrlo.

Tras meses de negociaciones, las mayores empresas de la música no pudieron convencer a Apple para que pagara regalías por su periodo de prueba de tres meses de su nuevo servicio de streaming Apple Music, según personas con conocimiento de las discusiones.

Antes de que Swift hablara, otros destacados artistas amenazaron de forma privada con retirar sus álbumes del nuevo servicio, señalaron las fuentes, quienes pidieron el anonimato pues no estaban autorizadas a hablar públicamente del tema.


Armada con uno delos álbumes más vendidos y una cuenta de Tumblr, Swift hizo el trabajo en 17 horas. Lo que demuestra cómo artistas de la talla de Swift o Kanye West pueden emplear las herramientas universales de la música y los medios sociales.

"No tenía mucho que perder", dijo Ethan Kaplan, un ejecutivo de la compañía Gracenote especializada en tecnología y música. "Ella es la artista más grande del mundo; está en una posición de ventaja".

Swift proporciona un micrófono para sellos independientes como Beggars Group, que ha trabajado con Adele , Beck y Radiohead. Beggars Group había dicho antes que retendría los próximos álbums ante la prueba gratuita, pues consideraba que rompía compromisos que previamente había hecho la empresa de Cupertino.

Mientras que las amenazas de las disqueras generaron sólo algunos titulares, fue hasta que Swift movió a sus 70 millones de seguidores en Facebook, 59 millones en Twitter y miles más a través de la prensa que Eddy Cue, vicepresidente senior de servicios y software de Apple, tuvo que cambiar de opinión.

PEARL JAM

"Pocas personas en el mundo de la música que no sean Taylor Swift podrían hacer este tipo de demanda, por lo menos con éxito", dijo Kevin Goldberg, abogado de Fletcher, Heald y Hildreth especializada en propiedad intelectual y derecho de autor.

Hay una tradición de destacados artistas usando su influencia para tratar quejas de la industria. Pearl Jam canceló una gira hace más de 20 años, luego que Ticketmaster se negó a bajar sus cargos por servicio. Un año más tarde, la banda estaba de vuelta en el redil.

Swift ya ha usado en el pasado su estatus como la mayor estrella del pop en el mundo. El año pasado se negó a que su álbum 1989 estuviera disponible en Spotify, el servicio de suscripción de música más popular, y en otros servicios en línea, pues quería restringir su disponibilidad a clientes que pagaran.

¿El resultado? El debut de 1989 logró la mayor semana de ventas de cualquier álbum desde 2002, según Billboard. Sin embargo, Spotify, que se negó a dar marcha atrás, ha sumado millones de abonados desde el incidente, lo que sugiere que también se benefició de la publicidad. La cantante no ha dicho si lo subirá a Apple Music.

CRECIMIENTO DEL STREAMING

Apple fue el centro del universo de la música por una década desde que introdujo el iPod y iTunes Store, mientras las ventas de sencillos reemplazaban a los álbumes y las copias digitales a los CDs. Aunque Apple sigue siendo el vendedor de música más grande del mundo, su control se ha deslizado mientras los consumidores acuden en masa a competidores como Spotify y YouTube.

Hay otro signo de que la creciente competencia ha mermado la ventaja de negociación de Apple. La compañía ha dicho que en su nuevo sistema de streaming planea pagar a los titulares de los derechos de la música el 71.5 por ciento de los ingresos por suscripción en Estados Unidos y alrededor del 73 por ciento a nivel mundial, un porcentaje mayor que en anteriores ofertas de la industria de streaming.

Jay Z se llevó una marea de artistas para que ofrezcan sus exclusivas a través de su servicio de streaming Tidal, en parte porque sólo ofrece una versión de paga. (Tanto músicos como compañías discográficas han peleado con Spotify por su opción gratuita.)

Apple se movió rápidamente para detener el alboroto después del post en Tumblr de Swift el domingo. Cue dijo a Re/Code que la compañía pagaría a los titulares por los derechos por la prueba de tres meses, aunque no reveló el monto.

LAS FORTALEZAS DE LA MANZANA

La empresa, al igual que Spotify, podría beneficiarse de la publicidad por Swift. Apple adquirió Beats Music e invirtió en un nuevo servicio de música en respuesta al cambiante mercado. Sigue siendo un jugador importante con ventajas, como los cientos de millones de datos de tarjetas de crédito que tiene en su poder.

Mientras que Swift ha demostrado que puede llevar 1989 a sus fans sin pasar por el streaming gratuito, ningún acto único es una herramienta imprescindible para un servicio de música como Apple, dijo Russ Crupnick, socio gerente de la firma de investigación MusicWatch.

"Hay un montón de personas que no distinguen la diferencia o que simplemente escucharán otras cosas", dijo Crupnick . "Pensar que un artista o un álbum acabarán con el servicio es francamente una locura”.