¿Cómo las redes sociales y los smartphones están cambiando a la infancia?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cómo las redes sociales y los smartphones están cambiando a la infancia?

COMPARTIR

···

¿Cómo las redes sociales y los smartphones están cambiando a la infancia?

Desde un mayor riesgo a sufrir depresión o adicción al teléfono son algunos de los riesgos del alto uso del smartphone y las redes sociales en los menores.

Redacción
06/05/2018
Actualización 07/05/2018 - 11:41
Demasiado tiempo de conversación puede tener un efecto negativo en los niños y adolescentes.

Los adolescentes y preadolescentes que se la pasan pegados a sus smartphones revelando datos de ellos y sus vidas frente a una audiencia de cientos o miles pueden estar generándose una adicción o haciendo que más adolescentes estén deprimidos, aunque algunos difieren sobre esto.

Una encuesta realizada por el Centro Internet Más Seguro de Reino Unido a mil 500 niños de ocho a 17 años reveló que la mitad de todos los niños de Estados Unidos y Reino Unido tienen cuentas en las redes sociales a los 12 años y un cuarto de los adolescentes indicaron que están en línea "casi constantemente".

Esto, pese a que Facebook, Instagram, Snapchat y Twitter piden que los usuarios tengan al menos 13 años para crear una cuenta, y en algunos países como Corea del Sur, son 14 años y 16 en los Países Bajos. Sin embargo, la mayoría de esto sitios piden a los nuevos usuarios que digan honestamente su fecha de nacimiento, algo que en lo que los jóvenes pueden mentir.

Por lo que el Reglamento General de Protección de Datos, que está por entrar en vigor en Europa, prohibirá a cualquier compañía procesar datos de usuarios menores a 16 años sin el consentimiento de sus padres.

A estos se suman los esfuerzos de algunas compañías, en abril, WhatsApp, el servicio de mensajería de Internet propiedad de Facebook, elevó su edad mínima para los usuarios en Europa de 13 a 16. SnapChat ya no procesará ningún dato que pueda requerir el consentimiento de los padres, incluida la ubicación geográfica. Sin embargo, cambios como estos podrían poner en dificultades a los propios padres, ya que una encuesta del Pew Research Center descubrió que los mensajes de texto son la forma más común en la que ellos se manitenen en contacto con los niños.

Otro estudio de 2015, señala que aproximadamente 1 de cada 10 niños en Reino Unido revelaron haber usado redes sociales durante más de tres horas en un día escolar normal, y los que lo hicieron tenían más probabilidades de tener un alto puntaje de dificultades en salud mental.

Un estudio dirigido por Jean Twenge, un psicólogo de la Universidad Estatal de San Diego, descubrió que los adolescentes estadounidenses que pasan más tiempo en línea son menos felices que quienes realizan otras actividades. En otra investigación, Twenge señaló que las redes sociales están contribuyendo a un aumento en la depresión adolescente.

Aunque investigadores del Instituto de Internet de Oxford y de la Universidad de Cardiff analizaron datos de 120 mil niños de 15 años, y concluyeron que, hasta cierto punto, el bienestar de los adolescentes en realidad aumentó a medida que se incrementaba su conectividad.

Aunque reconocieron que demasiado tiempo de conversación puede tener un efecto negativo en ellos, otros factores como desayunar y dormir lo suficiente son más importantes.

Otros de los factores que está influyendo en este uso incentivo de las redes sociales, es que los padres en Estados Unidos sienten que su vecindario no es seguro, lo que hace más probable que más niños vean televisión o se queden en casa frente a un smartphone o tablet y tengan sobrepeso.

"La gente se pregunta por qué su hija está tomando 10 mil fotos al día", dijo Evan Spiegel, el fundador de Snapchat, al Wall Street Journal en 2016. "Lo que no se dan cuenta es que ella no está conservando imágenes. Ella está hablando", añadió.

Una grupo de expertos en salud mental y pediatría presionan a Facebook para que suspenda Messenger Kids, una versión de su aplicación Messenger para niños de entre 6 y 12 años, que dice que los niños pequeños "no tienen la edad suficiente para navegar por las complejidades de las relaciones en línea".

Otro grupo de ex empleados de Google, Facebook y otros lugares creó el Centro de Tecnología Humana para generar alarmas sobre las vulnerabilidades causadas por productos adictivos. Un ejecutivo que ayudó a crear el iPodsolicitó a Apple Inc. creó un monitor de actividad digital para ayudar a los usuarios de los dispositivos a rastrear su tiempo en línea y el de sus hijos.

En enero de este año, dos grandes accionistas de Apple urgieron a la compañía a brindar a los padres una forma de personalizar el iPhone de sus hijos para limitar el tiempo que pasan frente a la pantalla, las horas de uso y el acceso a las redes sociales, además solicitaron a la compañía que realizara más investigaciones y abordara una "creciente inquietud social".

En cuestión de días, Apple respondió que se estaban desarrollando más funciones para padres, mientras que Google está agregando mejores controles parentales en su aplicación YouTube Kids, luego de informar que alojó videos inapropiados.