Tech

¿Cómo la tecnología afecta indicadores importantes de la economía?

La productividad se ha ralentizado en la última década, estimulando el debate sobre los límites de la innovación y el potencial de crecimiento de EU. Investigaciones sugieren que es culpa de otras cuestiones, una medida errónea de cuánto le agrega a la producción económica la tecnología.
Bloomberg
28 julio 2015 20:27 Última actualización 29 julio 2015 4:55
computadora

El 52% de los migrantes de origen hispano en EU utiliza el español en casa. (Bloomberg)

La productividad se ha ralentizado durante la última década, estimulando el debate sobre los límites de la innovación y el potencial de crecimiento de Estados Unidos. Nuevas investigaciones de los economistas de Goldman Sachs sugieren que es culpa de otras cuestiones, una medida errónea de cuánto le agrega a la producción económica la tecnología. Esto podría ser el mayor empuje tras la debilidad.

Jan Hatzius y Kris Dawsey descubrieron que la dificultad al calibrar las mejoras tecnológicas podría estar recortando las lecturas del producto doméstico en 0.7 por ciento. El gobierno subestima qué tan rápido los precios de las computadoras y del hardware TI para propósitos específicos están bajando. La reducción del crecimiento se estima en 0.2, ya que las figuras están ajustadas para la inflación, dijeron. Es también difícil medir el valor del software y el contenido digital mientras su calidad mejora y nuevos productos salen a la venta, debilitando el PIB por 0.5.

Porque los estimados de la productividad provienen del crecimiento económico dividido entre las horas de trabajo, la baja del PIB causada por estas cuestiones podría "de hecho, considerar la mayoría'' del 0.75 por ciento de declive estimado de la tendencia en productividad de la última década, escribieron. Mientras los economistas de Goldman dicen que sus estimados son "altamente aproximados e inciertos," es una gran dificultad cuantificar los avances tecnológicos. Más que una genuina ralentización, es la fuerza que impulsa la productividad subpar la que gana, porque afecta todo, desde expectativas de crecimiento hasta futuras políticas monetarias.

Si la productividad está siendo evaluada incorrectamente y la economía es capaz de un mayor crecimiento, el verdadero equilibrio de la tasa de los fondos federales, el nivel requerido para evitar que la expansión económica se queme, podría ser más alto de lo que muchos creen.

Los resultados sugieren que la inflación es aún más baja que la oficialmente calculada y genera la interrogante sobre la precisión de las figuras del PIB ajustadas al precio. El crecimiento medido en 2.2 por ciento en los últimos cinco años sería más bien de un 3 por ciento, descubrieron Hatzius y Dawsey. Eso podría explicar por qué el crecimiento laboral en los últimos años se ha visto mucho mejor de lo que muchos economistas esperarían, dada la débil producción.

Los gestores de políticas federales están al tanto de las cuestiones que los economistas de Goldman subrayan. Hablando hace unas semanas en Los Angeles, el presidente de San Francisco, John Williams, dijo que probablemente hay un “todo un caso” acerca de que la medida errónea del software y de la tecnología está afectando el verdadero PIB, la productividad y la inflación.

"No sé qué tan grande sea el efecto, creo que los expertos necesitan profundizar en ello realmente", dijo Williams. "Es una gran problemática sobra la cual nos tenemos que informar mucho más”.

Hatzius y Dawsey escriben que probablemente pase un tiempo antes de que el debate se convierta en material para gestionar políticas. Por ahora, no existe una buena metodología para ajustar datos de inflación con el fin de alinearlos con la realidad de la industria tecnológica.

“Es probablemente demasiado pronto para esperar un impacto significante de la medida de productividad en políticas monetarias”, escribieron los economistas, “excepto para reforzar la visión de la federación a la larga acerca del rendimiento de los indicadores del mercado de trabajo, lo cual implica la medida más confiable de la verdadera actividad económica”.