Tech

Científicos declaran muerto al cometa ISON por roce con el Sol

01 febrero 2014 8:7 Última actualización 10 diciembre 2013 18:48

  [Los científicos desecharon las posibilidades de que el cometa pudiera seguir con vida./Reuters]  


 
 
AP
WASHINGTON.— El ISON, alguna vez descrito optimistamente como el cometa del siglo, está muerto, víctima de un roce demasiado cercano con el Sol. Tenía apenas un año.
 
El cometa, que emocionó a los astrónomos y a la prensa con su acercamiento a sólo 1.1 millones de kilómetros (730.000 millas) del Sol el jueves 28 de noviembre de 2013, fue declarado muerto el martes en una conferencia científica. Los astrónomos que habían seguido la bola de hielo lamentaron la pérdida del espectáculo celeste que prometía iluminar el firmamento decembrino.
 
Karl Battams, el astrónomo del Laboratorio de Investigación Naval que dirigió la campaña para observar el cometa, dijo que el ISON fue despedazado por la poderosa gravedad solar. También fue azotado por la radiación solar. Y el núcleo de hielo simplemente se hizo trizas.
 
"En este momento parece que no queda nada", dijo Battams en la conferencia de la Unión Geofísica Estadounidense, en San Francisco. "Mis condolencias a todos. El cometa ISON está muerto, pero su recuerdo perdurará".
 
Los astrónomos tenían esperanzas de que el cometa sobreviviera porque algunos —aunque no la mayoría— logran pasar cerca del sol. El año pasado el cometa Lovejoy lo logró.
 
De haber sobrevivido, el ISON hubiera ofrecido un espectáculo a simple vista en el Hemisferio Norte a comienzos de diciembre, de acuerdo con los científicos. La NASA había destinado varios telescopios y naves espaciales para poder observar el cometa cuando se acercara al sol, solo para perderlo después del encuentro.
 
Los cometas son bolas de polvo y hielo surgidos en la formación del sistema solar hace miles de millones de años. El ISON estaba en su primer viaje después de salir de la nube de Oort en los distantes extremos del sistema solar. A diferencia de los cometas que son "endurecidos" por varios viajes alrededor del sol, el ISON simplemente no pudo sobrevivir a su viaje inaugural, explicó Battams.
 
El ISON, de aproximadamente 1.6 kilómetros de ancho (una milla), era diminuto y posiblemente más de lo que originalmente se calculaba, agregó el astrónomo.
 
Mientras el cometa se acercaba a su punto más proximo al sol, los astrónomos tenían una sensación de pérdida. Battams dijo que verlo de cerca en sus últimas horas fue "desconsolador".
 
 
 
Todas las notas TECH
Porteros se entrenan para los penales… con estadísticas
Alphabet, Facebook y Uber ayudarán a que dreamers se queden en EU
NASA descubre nube 'nociva' con partículas de hielo en luna de Saturno
7 inventores brillantes con menos de 18 años
El proyecto con el que Tesla busca revolucionar la energía renovable
Estos mexicanos le venden mensajes SMS a WhatsApp y Facebook
Varias ciudades de EU pelean por ser la nueva 'casa' de Amazon, pero ¿será buena idea?
Una selfie podrá ayudarte a tener tu próxima tarjeta de crédito
El 'candado' de las redes WiFi fue vulnerado y así te podría afectar
¿Viajar de CDMX a Monterrey sin manejar y sin generar emisiones ? Será posible con este auto
iPhone, iPad, iWatch... ¿Qué sigue? ¿Una vela?
Auto eléctrico de la UNAM competirá en torneo de eficiencia energética
Google quiere que no cambies de app para revisar tus correos
'Women of NASA' de Lego ya tiene fecha de lanzamiento
Este 'árbol' inteligente tiene los beneficios ambientales de un pequeño bosque
88% de candidatos a conductores son rechazados: Uber
EU 'le mete el pie' a bitcoin: busca regularlo como producto básico
Twitter cambia política vs el acoso tras escándalo con cuenta de actriz
WhatsApp ahora te seguirá en tiempo real
Delfines y ballenas se parecen a los humanos más de lo que imaginas
Este país quiere ser el primero en lanzar sus propias 'bitcoins'
Toronto albergará la primera 'ciudad del futuro' creada desde cero
Las ventas de IBM toman por 'sorpresa' a Wall Street
Industria tecnológica de México se beneficia de postura antimigrante en EU
La 'cruzada' de Netflix para olvidar a Hollywood