Tech

Calentamiento global está acelerándose: expertos

Investigadores de la Universidad de Harvard explicaron que la actividad de los seres humanos agiliza el proceso, que podría tener su punto más álgido en las últimas décadas del siglo XXI.
Bloomberg
06 julio 2017 11:52 Última actualización 06 julio 2017 11:53
Calentamiento global (Shutterstock)

Calentamiento global (Shutterstock)

Dos científicos del clima señalaron que están más cerca de resolver un debate fundamental sobre la rapidez con la que la actividad humana calentará el planeta. La respuesta no es una buena noticia.

Se entiende casi universalmente que la Tierra seguirá calentándose en el futuro inmediato. Sin embargo, el ritmo al que se calentará el planeta no se mantendrá constante, informan Cristian Proistosescu y Peter Huybers, de la Universidad Harvard. Ellos dicen que probablemente se acelere.

Algunas partes del planeta se calientan más lentamente que otras, explican. Pero a medida que pase el tiempo, las regiones menos afectadas por el calentamiento global se volverán más cálidas. Así, puede que la mayor parte del aumento de temperatura del planeta en este siglo se concentre en sus últimas décadas.

El análisis, publicado en Science Advances, trata la diferencia entre dos bandos enfrentados hace tiempo que luchan por entender la rapidez con la que se calentará el mundo. Un grupo analiza los registros históricos y proyecta para el futuro todo el calentamiento que ya se sabe que ocurrió, sobre todo mediante la observación directa.

Esos estudios concluyeron que como hay el doble de dióxido de carbono en la atmósfera que antes de la Revolución Industrial, la temperatura podría subir entre 1.6 y tres grados centígrados.

Si bien son inquietantes las estimaciones, están muy por debajo de las proyecciones generadas por los modelos climáticos del otro grupo.

Estos se construyen en base a ecuaciones aportadas por la física de la Tierra y permiten que los científicos hagan algo que resulta impracticable en el mundo real: simular cómo se comporta el planeta en diversas condiciones durante períodos de tiempo extensos.

Los modelos informáticos son los ratones de laboratorio de la ciencia climática.

1
Manzanas con manzanas

 

Científicos climáticos han apuntado frecuentemente al hielo marino de la Antártida como evidencia contra el calentamiento global. (Reuters)

Cada campo científico se basa en métodos analíticos distintos, lo que dificulta la comparación. El nuevo estudio trata de enfrentar ese problema desglosando estudios anteriores en componentes más pequeños, en un intento por hacer una “comparación de manzanas con manzanas”, dijo Proistosescu.

Los autores concluyen que vale la pena considerar dos velocidades de cambio climático. Hasta ahora, el mundo anduvo en el modo “rápido”, donde las regiones más propensas a calentarse más rápido presentan los mayores incrementos térmicos. Esto incluye partes del Hemisferio Norte.

En el análisis del calentamiento global acelerado, el campo de la observación y el del modelaje están de acuerdo, explicó Proistosescu.

También hay un modo “lento”. Lugares como la región tropical oriental del Océano Pacífico y el Océano Antártico, que son más fríos que buena parte del mundo, tardan más en calentarse. Pero se calentarán.

A medida que la atmósfera retenga más calor, subirá su temperatura, y acelerará la tasa general de calentamiento global. Las proyecciones de calentamiento basadas exclusivamente en observaciones históricas suponen que el ritmo de cambio del clima se mantendrá igual; el nuevo estudio menciona que con el paso del tiempo, las cosas podrían empeorar más rápidamente.

Sin embargo, el debate persiste. Nicholas Lewis es un científico del clima independiente que publicó estudios sobre la sensibilidad climática; aseguró que leyó el nuevo artículo antes de su publicación y trató de replicar sus conclusiones.

Entre muchas críticas técnicas, dijo que la calidad de ocho modelos analizados en el nuevo estudio variaba. Una franja de mejor calidad para el campo de la observación oscila entre 1.65 y 1.9 grados centígrados, dijo.

Por su parte, el análisis de “manzanas con manzanas” de Proistosescu abarca una franja más peligrosa, de 1.6 hasta cuatro grados centígrados.