Tech

Branson y Allen apuntan a vuelos espaciales
en la órbita terrestre

Los multimillonarios Paul Allen y Richard Branson quieren lanzar vuelos espaciales comerciales a la órbita terrestre con naves más pequeñas y a menores precios, pero que tendrían que esperar varios años.
Bloomberg
13 abril 2015 21:13 Última actualización 13 abril 2015 23:15
cohete ME

cohete ME

Mientras Elon Musk sueña con misiones a Marte, los multimillonarios Paul Allen y Richard Branson se concentran en revolucionarios vuelos espaciales más cerca de aquí: viajes de carga baratos a la órbita terrestre.

De las startups al coloso aeroespacial Boeing Co., los empresarios y las compañías con fines de lucro están trabajando para transformar un negocio de lanzamientos comerciales cuya programación sobrecargada podría requerir esperas de años para lanzar 200 millones de dólares de satélites de comunicaciones.

En lugar de pesados cohetes propulsores lanzados desde plataformas convencionales, las nuevas empresas de cohetes prevén utilizar naves espaciales más pequeñas que despegarán de lugares tan variados como el Pacífico sur y un avión gigantesco que eclipsará al famoso “Spruce Goose” de Howard Hughes. Los viajes con tarifa rebajada les permitirán lanzar los últimos cohetes en miniatura que están siendo construidos por tan sólo 10 mil dólares y se utilizan en enjambres para supervisar los cultivos, crear hotspots de acceso a la web y realizar un seguimiento de los sistemas meteorológicos.

“Siempre que se empiezan a eliminar ceros del costo de fabricación de alguna cosa, la gente empezará a probar algo que no había probado antes”, dijo A.J. Piplica, director de operaciones de Generation Orbit Launch Services Inc., que está diseñando un cohete liviano disparado desde un jet comercial de Gulfstream.

Las ideas de Allen y Branson se expondrán esta semana en Colorado Springs, Colorado, en la muestra del Simposio Espacial. Los empresarios comparten el objetivo de Musk de reducir los costos de los vuelos espaciales. Pero, a diferencia del fundador de Space Exploration Technologies Corp., ellos y sus pares de más bajo perfil apuntan a permanecer más cerca de la Tierra.

Los emprendimientos de lanzamientos alternativos podrían reducir los precios en un campo aún acostumbrado a los contratos con el gobierno y los satélites de varios millones de dólares, dijo Marco Cáceres, director de estudios espaciales de la consultora de Fairfax, Virginia, Teal Group.

Durante años, los lanzamientos anuales de satélites oscilaron entre los setenta y los 150, dijo Cáceres. Actualmente, con unidades tan pequeñas como una tarjeta de crédito, el ritmo se está acelerando. El 2014, la cuenta incluyó 303 satélites de entre 1 kilogramo (2.2 libras) y mil kilogramos con un valor de mercado de mil 900 millones, de acuerdo con los datos de Teal Group.

“Esa será la tendencia en el futuro”, señaló Cáceres. “Si alguien dijera que podríamos lanzar miles de esos satélites por año, no se trataría de una afirmación disparatada”.

Los nuevos operadores de lanzamientos plantean un reto a empresas tradicionales como United Launch Alliance, empresa conjunta de Boeing y Lockheed Martin Corp. El truco, añadió Cáceres, es mantener las tarifas por debajo de los 12 millones de dólares que suelen pagar las compañías estadounidenses para colocar cargas útiles en los cohetes de fabricación rusa Dnepr, misiles de la era de la Guerra Fría reconvertidos que ofrecen los lanzamientos más baratos.