Tech

Bilateral aéreo de carga sólo conviene a EU: Ammpac

Manuel Armendáriz, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Mensajería y Paquetería (Ammpac) consideró que en materia de carga, la actualización del Convenio Bilateral sobre Transportes Aéreos entre Estados Unidos y México sólo le conviene a los norteamericanos. 
Everardo Martínez
10 abril 2016 21:25 Última actualización 11 abril 2016 4:55
En servicios de carga México quedó en desventaja por las condiciones en que se encuentra la industria y la regulación de ambos países. (Especial)

En servicios de carga México quedó en desventaja por las condiciones en que se encuentra la industria y la regulación de ambos países. (Especial)

En materia de carga, la actualización del Convenio Bilateral sobre Transportes Aéreos entre Estados Unidos y México sólo le conviene a los norteamericanos, consideró Manuel Armendáriz, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Mensajería y Paquetería (Ammpac).

En entrevista, el ejecutivo comentó que en servicios de carga México quedó en desventaja por las condiciones en que se encuentra la industria y la regulación de ambos países.

El convenio bilateral plantea que se liberen las quintas y séptimas libertades aéreas en la carga. De esa manera, las empresas como Federal Express y UPS pueden llegar a México con o sin mercancías, descargar y cargar y volar a un país tercero en El Caribe, Centro y Sudamérica.

Por otro lado, las mexicanas como Estafeta o Aerounión pueden llegar a Estados Unidos con o sin mercancias, descargar y cargar para después volar a un país tercero como Canadá o alguno de Asia o Europa.

La SCT considera que para las cargueras mexicanas abrir las séptimas libertades implica tener acceso al mercado entre Estados Unidos y Canadá con un valor de más de 659 mil millones de dólares anuales, mientras que para las estadounidenses llegar a uno con un valor de 40 mil millones de dólares. “El problema es que México no tiene cómo atender ese mercado porque la flota carguera mexicana aún es chica, mientras que la de las líneas estadounidenses es mayor, sólo Fedex tiene una flota hasta 50 veces más grande que la nacional de carga”, dijo Armendáriz.

Otro problema es que el salto que daría el transporte aéreo con el convenio no lo daría el terrestre y no hay como atender los viajes aéreos en Estados Unidos a otros mercados, sostuvo.