Tech

Astronautas de la NASA entrenan en la reserva El Pinacate

12 febrero 2014 4:30 Última actualización 23 junio 2013 10:45

 [Cortesía] 



Notimex
 
San Luis Río Colorado.- La reserva El Pinacate, declarada por la Unesco patrimonio de la humanidad, desde hace decenas de años representa una región sagrada para diferentes culturas y ha sido el escenario para pruebas de las misiones Apolo de la NASA.

El presidente de la Comisión de Asuntos Históricos de esta frontera, Hermes Flores Navarro, dijo que uno de los episodios más asombrosos de la reserva, ubicada al oriente del municipio, es que sirvió para las pruebas de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) sobre el proyecto Apolo.

Afirmó que, según se informó en ese tiempo, a finales de 1967 científicos, técnicos y astronautas estadunidenses realizaron pruebas en la zona, debido al gran parecido de la geografía pinacateña con el suelo lunar.

"Nosotros, del grupo de historiadores, tratamos de ir a donde estaban los americanos, pero nomás llegamos hasta el cráter El Trébol, de allí nos regresamos porque unos soldados mexicanos que estaban vigilando no nos dejaron pasar", recordó.

Mencionó que los militares les dijeron que en el lugar se realizaban unas pruebas, y muchos años después supieron que en lugar había estado Neil Armstrong, quien en julio de 1969 se convirtió en el primer hombre en pisar la Luna.

Asimismo, Flores Navarro manifestó que esa reserva de la biosfera en el desierto de Altar, Sonora, fue el hábitat de tribus procedentes del norte.

Mencionó que hace cientos de años primero llegaron los amargosanos y luego los sandieguinos, grupos humanos desplazados de la costa de California y de Nevada, y que son antepasados de los Tohono O'odham (pápagos).

"Para esas culturas ancestrales la zona del Pinacate es sagrada, porque según sus creencias es el ombligo del mundo, el centro del universo, donde el universo fue creado", comentó el cronista regional.

Expuso que seguramente para los pobladores antiguos fue muy impresionante la zona, donde existen 10 cráteres gigantes de circunferencia casi perfecta, además de mares de lava y de piedras volcánicas, testimonio de milenarias erupciones.

También se encuentra la belleza de las dunas, entre ellas la llamada "Duna reina" de casi 300 metros de altura, conocida a nivel mundial por los aficionados al sand skateboarding o patinaje con tabla en la arena.

Según información de la Dirección de la Reserva de la Biosfera del Pinacate, las 714 mil hectáreas que contempla se encuentran entre las más áridas, calientes e inhóspitas, pero aún así albergan a decenas de especies animales y vegetales.

Existen 41 especies de mamíferos nativos y 5 más que se han introducido al ecosistema, además, entre aves migratorias y residentes pueden encontrarse 237 especies, entre ellas el águila dorada, tecolotito y halcón cola roja.

Se han registrado 45 especies de reptiles y 4 de anfibios, así como 3 especies nativas de peces y 2 más introducidas. Muchas de estas especies son endémicas -sólo existen en esta región- y se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

Específicamente hay en la zona, dijo, borrego cimarrón, berrendo, venado bura, tortuga del desierto, coyote, cochi jabalí, víbora de cascabel y coralillo, entre otros.