Tech

Así se creó la máquina más pequeña del mundo, que ganó el Nobel de Química

Tres científicos europeos ganaron el premio Nobel de Química, gracias al desarrollo de diminutas moléculas que, en un futuro, podrían ser nanorobots que al ser inyectados en la sangre podrían buscar células cancerígenas
Redacción 
05 octubre 2016 20:52 Última actualización 06 octubre 2016 5:0
Nobel de química

Nobel de química


Diminutas máquinas creadas por moléculas, del tamaño de la milésima parte del grosor de un cabello humano, tienen el potencial de revolucionar la medicina y generar nuevos materiales y sistemas de almacenamiento de energía.

Este avance científico fue reconocido este miércoles con el Nobel de Química 2016 que recibieron el francés Jean-Pierre Sauvage (1944), el británico Fraser Stoddart (1942) y el holandés Bernard Feringa (1951).

“Piensa en robots diminutos, en nanomáquinas que los médicos del futuro inyecten en tus venas para que vayan a buscar células cancerosas”, señaló Feringa en una conferencia de prensa telefónica tras el anuncio.

“Me siento un poco como los hermanos Wright; la gente en ese entonces decía ‘¿para qué necesitamos una máquina voladora?’ Y ahora tenemos aviones Boeing 747 y Airbus”.

LOS ESLABONES

Normalmente, las moléculas se unen con enlaces covalentes, es decir, cuando los átomos comparten electrones, pero en 1983 Sauvage logró un enlace mecánico cuyas partes podían moverse una respecto a la otra.

Desarrolló una cadena molecular formada por eslabones, conocida como catenano, en la que un anillo rotaba de forma controlada alrededor de otro anillo cada vez que se le aplicaba energía.

Luego en 1991, Stoddart desarrolló un rotaxano: anillos moleculares unidos por un eje, los cuales podía mover, como la pieza de un ábaco. Entre sus desarrollos basados en rotaxanos están un ascensor molecular, un músculo molecular y un chip de computadora.

Luego fue el turno de Feringa, quien creó un nanomotor: en 1999 logró que una aspa girara continuamente en la misma dirección.

La Academia Sueca, que otorga el premio, destacó que los motores moleculares del científico holandés han logrado girar un cilindro de vidrio 10 mil veces más grande. Feringa también diseñó un nanocoche: una carrocería con cuatro ruedas que puede moverse sobre una superficie.

Para la Academia Sueca, el motor molecular está en la misma etapa que el eléctrico en 1830.

placeholder