Tech

Advierte infectólogo sobre riesgos de contraer hepatitis C

10 febrero 2014 5:20 Última actualización 10 agosto 2013 12:15

 [Cuartoscuro] 


 
Notimex
 
Transfusiones realizadas antes de 1986, así como el uso de tatuajes y piercings constituyen el principal mecanismo de transmisión de la hepatitis C, al ser la sangre la principal vía por la cual el virus responsable de la patología ingresa al organismo, señaló el experto Paulo López Guillén.

El director de la Clínica de Infectología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, dijo que esta variante de hepatitis es relativamente reciente en cuanto a su tipificación.

"Antes, en los años 80, se denominaba "'No A o No B"' y fue entre 1992 y 1993 que se conoció la forma del virus, un RNA virus, capaz de infectar las células hepáticas", explicó.

Refirió que las mujeres son con mucho, las más afectadas por esta variante de hepatitis, ya que de cada 10 casos, nueve corresponden al sexo femenino.

Indicó que se debe a accidentes obstétricos que ameritaron fueran transfundidas antes de 1986, adquirieron el virus y, más aún, lo transmitieron a sus hijos a través de la lactancia, de manera que muchos jóvenes de entre 28 y 30 años pueden ser portadores o bien padecer ya la enfermedad.

Señaló que el comportamiento del virus C de la hepatitis es variable porque en el cinco por ciento de la población puede entrar y salir, esto es, la gente hace anticuerpos no permite que se implante en el hígado y no quedan ni como portadores ni como enfermos.

Sin embargo, afirmó, en la mayoría, en el 95 por ciento de quienes están en contacto el virus, llega, se queda y puede pasar mucho tiempo antes de que se exprese.
Añadió que en algunas ocasiones durante su fase inicial de viremia, puede ocasionar lo que se conoce como hepatitis fulminante, lo cual ocurre en el tres por ciento de quienes desarrollan la forma crónica de la infección.

Algo en lo que el médico hizo énfasis, fue en la sintomatología de la hepatitis que por ser similar a la que ocurre en otras patologías, como un resfriado por ejemplo, pasa desapercibida para la mayoría de la gente.

"El 99 por ciento, por no decir que la totalidad de quienes entran en contacto con el virus, no desarrollan un daño hepático agudo que se exprese en ictericia, esa coloración amarillenta típica de la enfermedad", dijo.

En cambio, el síntoma cardinal es una debilidad crónica, "el paciente se siente muy cansado" y, si en ese momento acude a revisión médica, se le hace un estudio en sangre (biometría hemática), donde se capta disminución en el número de plaquetas y elevación de glóbulos blancos, seguramente se trata de hepatitis.

Para la confirmación diagnóstica, indicó, se requiere de las llamadas pruebas de la función hepática que también se hacen en sangre, además de estudios como ecosonogramas, sin omitir la exploración física del paciente en la cual, al tocar el sitio donde se ubica anatómicamente el hígado, éste se palpa granuloso y endurecido.

Esto se debe, prosiguió, a que el hígado es un órgano con alta capacidad regenerativa, sin embargo ante la presencia del virus y el daño que le ocasiona, va perdiendo su forma y su textura, de ahí que la cirrosis y el cáncer hepático, sean las consecuencias más graves de la presencia crónica del virus en el organismo.

Resaltó que el principal causante de hígado graso y cirrosis en mujeres y personas no alcohólicas, es precisamente el virus C de la hepatitis, el cual es curable si se detecta a tiempo.

En este punto señaló que "con los medicamentos actuales podemos curar el 60 por ciento de los genotipos uno A y uno B y el 95 por ciento de los genotipos dos y tres, es decir, es curable".

Es un tratamiento largo, de tres a seis meses para los genotipos dos y tres, y de los seis meses a un año para los tipos uno A y uno B, detalló.

Sugirió que ante síntomas como cansancio permanente de forma inexplicable y sobre todo si la persona tiene antecedentes de colocación de piercings o tatuajes, uso de drogas intravenosas, es importante buscar valoración médica para determinar si se trata o no de hepatitis C y de ser así, proceder a su tratamiento inmediato.