Tech

Acceso a capital,
el eslabón más débil
en cadena startupera

El panorama de inversión para emprendedores mexicanos en los próximos años es muy favorable, pero por ahora el ecosistema del venture capital está en maduración, pues actualmente sólo el 30% de las startups tienen acceso a capital por esta vía, señaló Patrick Gallagher, director de Crunchfund.
Ana Martínez
11 agosto 2014 22:10 Última actualización 12 agosto 2014 5:0
Startups financiamiento

Hay mucho talento y buenas ideas en México, pero la brecha entre las startups que consiguen fondeo y las que no, aún es muy grande. (Miguel Cedillo)

El ecosistema de apoyo a la comunidad de emprendedores tecnológicos en México comenzó a despegar hace apenas seis años.

Aunque ya hay 20 fondos de venture capital (capital de riesgo) establecidos en el país e inversionistas extranjeros ya muestran interés en las startups nacionales, sólo el 30 por ciento de ellas tienen acceso a capital vía instituciones financieras y fondos de capital privado.

Patrick Gallagher, director de Crunchfund, comentó que el panorama de inversión para los próximos años en México es muy favorable, pero que por el momento el ecosistema del venture capital está en fase de maduración.

El inversionista consideró que hay mucho talento y buenas ideas en México, pero la brecha entre las startups que consiguen fondeo y las que no, aún es muy grande.

“Existe talento; con la inyección de más capital los emprendedores ahora tienen un incentivo para atacar problemas más importantes y lanzar startups con más potencial”, dijo Robin Reyes, socio director del MITA Institute.

En opinión de Reyes se deben dar incentivos en el esquema fiscal para que los inversionistas mexicanos puedan invertir más fácilmente en fondos de venture capital, así como facilitar vías para que puedan invertir en fondos extranjeros y atraerlos al país para activar el financiamiento al sector tecnológico.

Un primer paso en esta dirección es el trabajo del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), el cual coinvertirá con fondos privados nacionales y extranjeros un presupuesto de 325 millones de pesos para apoyar a empresas emergentes de alto impacto con potencial de facturar más de 2 millones de pesos anuales.

La institución gubernamental puede aportar hasta el 49 por ciento de los recursos del fondo, sin que este porcentaje rebase los 50 millones de pesos.

“Actualmente, de cada seis proyectos se apoya uno, la meta anual es ayudar a 3 mil emprendedores, ayudar a escalar negocios y para ellos se necesita venture capital e incentivar que inversionistas privados coinviertan”, señaló Enrique Jacob, director del Inadem.

Los expertos coinciden en que un mayor acceso a capital otorga a los emprendedores incentivos para incrementar la calidad de las startups nacionales, al desarrollar herramientas útiles para la vida cotidiana.

El siguiente paso es lograr generar condiciones suficientemente atractivas en México para que los mexicanos exitosos en Silicon Valley estén dispuestos a regresar al país a lanzar sus propias empresas con el conocimiento y experiencia que adquirieron en Estados Unidos.

“En México, las inversiones hacia las startups se mueven lento porque no hay un primer gran caso de éxito que sirva como referente. Lo que está sucediendo es que cuando una empresa llama la atención de algún inversionista reconocido, todos queremos invertir en ella”, indicó Andy Kieffer, director de Agave Lab Ventures.