Suplementos

Vivienda verde, más que una moda

En 10 años, las ecotecnologías y programas de financiamiento han hecho factible incorporar la oleada verde a proyectos residenciales.
Claudia Olguín
26 agosto 2014 16:47 Última actualización 26 agosto 2014 16:47
Vivienda sustentable. (Bloomberg)

Vivienda sustentable. (Bloomberg)

Una década bastó para validar el sinuoso camino de la sustentabilidad inmobiliaria habitacional, segmento responsable de 17 por ciento del consumo total de energía en México. Factores como la creación de los códigos de edificación de viviendas, normas mexicanas, el programa hipoteca verde, nuevas herramientas de desempeño energético y la expansión del mercado ambiental, hicieron que entidades globales apoyaran vía subsidios y créditos programas piloto de empresas desarrolladoras de nueva generación.

Si bien institutos especializados y entidades globales involucradas en acciones de sustentabilidad han cosechado algunos logros, el reto es mayúsculo y el mercado está lejos de ser aprovechado al máximo.

“No es una moda, sino el camino inevitable para responder a las necesidades del país. A medida que la población crece, prevalece la ausencia de medidas que aumenten la eficiencia energética que mitigue la escalada de los gases efecto invernadero (GEI)”, dijo Andreas Gruner, director de NAMA Facility Proyecto México BMUB-DECC (componente técnico), programa desarrollado por la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ) junto con la Comisión Nacional de Vivienda y KfW junto con Sociedad Hipotecaria Federal (componente financiero).

Entre los factores adicionales para una mayor penetración de la sustentabilidad en vivienda destaca el costo de su incorporación para el desarrollador y la instrumentación de esquemas que mitiguen el consumo energético. De acuerdo con el Instituto Mexicano del Edificio Inteligente (IMEI), el costo de un desarrollo con sistemas sustentables para su operación se incrementa al menos 10 por ciento.

Raúl Huitrón, vicepresidente de arquitectura del IMEI, señala que pese a la reciente evolución, el desarrollo sustentable sigue siendo un conflicto de inversión inicial por tanto un problema de negocios.

“El problema no está siendo resuelto de fondo, sino con aretes o sistemas con un diseño que no es precisamente el mejor. Prácticamente en todos lados estamos viendo frecuentemente que los crecimientos verticales en la zona con infraestructura urbana cercana, son los nuevos cánones de diseño. Así que hoy lo verde empieza por lo urbano y no por la ecotecnología”, mencionó el director general de Bioma Arquitectos.

Desde su perspectiva, la evolución podrá tener una mayor penetración vía los desarrolladores, dado que el gobierno parcialmente ha creado nuevas normas a las que aún falta generar incentivos generalizados que privilegien los proyectos integrales y sustentables.

En el caso de la vivienda en grandes ciudades como el Distrito Federal, tiende a resolverse con proyectos verticales que mitigan el costo de instrumentar sistemas integrales verdes y algunos nuevos desarrolladores han logrado obtener subsidios de organismos locales e internacionales.

Sin embargo, Gruner considera que “construir en verde hoy en día ya es rentable si tomamos en cuenta todos los beneficios que se obtienen a largo plazo, si se considera que construir de manera eficiente, con materiales y ecotecnologías generan un retorno de inversión, al tiempo que aumenta la demanda y aplicación en el mercado”.

Tobías Contreras, gerente de investigación, desarrollo y sustentabilidad de Vinte, dice que la sustentabilidad ha sido parte de la filosofía con la que edifican sus proyectos desde 2001, mediante la incorporación de ecotecnologías (focos ahorradores, vs ecológico, llaves y regaderas ahorradoras, aislante térmico y otros) para generar ahorros en servicios domésticos.

El directivo explica que la firma fue pionera de la vivienda digital, del desarrollo de comunidades integrales, casas con tendencia Energía Costo Cero y la Ecocasa, entre otras, que hicieron factible recibir recibió un crédito del banco Mundial en 2008.

La empresa desarrolló y patentó un sistema de telemetría denominado look que permite a las familias autoregular sus consumos de luz y gas. Las estrategias aplicadas a sus 11 proyectos han sido acompañadas de sistemas de energía solar, telemetría, celdas y páneles solares, medidores de luz, agua y gas que redujeron hasta 90 por ciento el costo de los servicios.

1
LOS PROGRAMAS

Así, la inercia continúa su camino vía el otorgamiento de hipotecas verdes y otros subsidios de organismos como ONU hábitat, Banco Mundial, BID, la banca de desarrollo alemana y localmente vía Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) y Sociedad Hipotecaria Federal (SHF).

La NAMA (Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas, por sus siglas en inglés), aborda la eficiencia energética con base en el desempeño global de la vivienda, y crea prototipos de eficiencia fijados para una demanda de energía primaria total, basada en el tipo de construcción y de clima. Se accede al esquema NAMA apoyada, a través de la adquisición de financiamiento climático internacional para su instrumentación.

El año pasado, al dar prioridad a la NAMA de vivienda, la Sedatu y Conavi crearon el Programa Ecocasa, DC y Procurha. En 2014, en el marco del Programa Mexicano-Alemán NAMA, instrumentado por GIZ se construyen viviendas NAMA en Hermosillo, Morelia y Guadalajara.

Ecocasa recibe apoyo internacional, producto de la coordinación con el KFW y el BID, para promover la transformación de la vivienda en México.

En reconocimientos oficiales como el de Infonavit o Conavi, se evalúan aspectos como la orientación Oriente-Poniente del desarrollo, el uso efectivo de la luz natural para disminuir el costo de la electricidad y equilibrar la temperatura de los espacios, el uso de calentadores de paso, muebles de baño de bajo consumo, la reutilización de aguas de lluvia, y la belleza y economía de los espacios, con áreas verdes incluidas que permiten la efectiva integración social de los vecinos.

Éstas fueron las premisas que hicieron factible otorgar al proyecto Aquiles 975 de la desarrolladora Quiero Casa, el premio Infonavit de vivienda sustentable. Adicionalmente, cubrió con criterios como los puntajes de evaluación cualitativa, su entorno, así como ubicación intraurbana, áreas verdes, vivienda vertical y espacios abiertos.

Adrián Hernández, director de proyectos de la desarrolladora con 25 proyectos en construcción ubicados en las delegaciones centrales del Distrito Federal dice que las cuestiones básicas de sustentabilidad son parte de su modelo de negocio.

Sobre los sistemas básicos de enotecnia dice que “son elementos diferenciadores de nuestro modelo de sustentabilidad que nos pone en ventaja en un mercado muy competido, pero estas primeras inversiones adicionales van generando valor, una venta más ágil y la posibilidad de seguir creciendo. Estamos convencidos que es redituable”.

Sin embargo, reconoce que las autoridades no han creado estímulos generalizados

vivienda sustentable. (Bloomberg)
1
EL UNIVERSO

Según un reporte de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) la hipoteca verde ha favorecido un ahorro energético de 48 por ciento en el consumo de electricidad y gas, que generó un ahorro promedio de 261 pesos para los habitantes de vivienda económica. De igual manera, el ahorro de emisiones de bióxido de carbono (CO2) fue de entre 1 y 1.5 toneladas anuales por vivienda.

Este lineamiento modificó las condiciones para créditos de Infonavit y Fovissste, para vivienda nueva sustentable, producto usado, construcción en terreno propio, remodelación y ampliación

vivienda sustentable. (Bloomberg)

AÑOS DE SUSTENTABILIDAD HABITACIONAL

2004-2008 Creación de guías de diseño Conavi para agua, energía, áreas vedes, instalaciones deportivas, indicadores para los DUIS.

2007 Creación del Código de Edificación de Vivienda (CEV) para instrumentar hipoteca verde.

2008 Se crean Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables (DUIS).

2009 Conavi crea reglas de operación y nace NMX C460 ONNCCEE norma sobre resistencia térmica de losas y muros.

2010 Se lleva a cabo COP 16 en México, donde presentan iniciativas de política pública para impulsar sustentabilidad en la vivienda.

2011 Infonavit lanza Programa Hipoteca Verde a la que sigue Sisevive-Ecocasa en colaboración con GIZ y la Embajada Británica en México.

2012 Conavi apoyada por la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ), desarrolló la primera NAMA (Acciones de Mitigación nacionalmente Apropiadas), que aborda la eficiencia energética basada en el desempeño global de la vivienda.

Semarnat publica Ley General de Cambio Climático, Conavi establece mesa transversal de vivienda sustentable y se oficializa el programa ECOCASA de SHF apoyada por BID, KfW, CTF, EU-LAIF.

2013 ECOCASA construye las primeras viviendas en Monterrey y Quintana Roo.

2014 Programa Mexicano-Alemán para NAMA construye viviendas NAMA en Hermosillo, Morelia y Guadalajara, instrumentado por GIZ.