Suplementos
VIAJES

Un místico viaje a la India

Visitar el Taj Mahal, un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 bajo las órdenes del Shah Jahan, como un regalo para su esposa predilecta, Mumtaz Mahal, es sólo uno de los muchos atractivos que ofrece la India a sus visitantes.
Nallely Campos
09 junio 2015 13:19 Última actualización 14 junio 2015 5:0
Taj Mahal, Suplemento/Especial

El Taj Mahal es uno de lo mayores atractivos de la India. (Suplemento/Especial)

Entre castillos, princesas, hadas y hojas de té nacidas de los párpados del propio Buda, la India se muestra ante sus visitantes a través de paseos en los que los viajeros se verán envueltos de historia, arquitectura y leyendas contadas por la gente que ahí habita.

Los misterios que giran en torno a sus orígenes, con una mitología cuyos personajes parecen sacados de alguna película fantástica y que son los protagonistas de un recorrido que bien podría empezar en Nueva Delhi, capital de este país, situada en el centro-norte de la India a orillas del río Yamuna.

1
NUEVA DELHI Y SUS EDIFICACIONES BRITÁNICAS

Esta ciudad fue creada por los británicos, lo cual se refleja en los diseños arquitectónicos de algunos edificios, entre los que destacan la Casa del Parlamento, Rashtrapati Bhavan, la Puerta de India, Connaught Place y varias construcciones administrativas localizadas en Ruta Raj.

Todas estas edificaciones se observan entre caminos ideales para el tránsito de autos, casas modernas, oficinas, departamentos y hoteles de distintas categorías donde los turistas pueden hospedarse dos días antes de iniciar un recorrido por tren, siendo el Maharajas Express, una de las opciones disponibles para los viajeros, la cual es ofrecida en México por la empresa Amparo servicios turísticos.

A través de este recorrido se visitan los principales monumentos, fuertes y palacios, así como sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y parques nacionales llenos de flora y fauna.

1
ARQUITECTURA E HISTORIA

Después de pasar dos días en Delhi se aborda el tren y se hace un recorrido por múltiples ciudades de la India hasta llegar a Mumbai, en un viaje que tiene una duración aproximada de ocho días.

El primer punto a conocer es Agra, destino famoso por albergar el Taj Mahal, un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 bajo las órdenes del Shah Jahan, como un regalo para su esposa predilecta, Mumtaz Mahal. Lo recomendable es llegar a este sitio durante el amanecer, cuando los rayos dorados del sol se mezclan con las tonalidades neutras del Taj Mahal reflejado en el río Yamuna.

En 1983, fue reconocido por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, además, es una de Las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Después de presenciar el espectáculo que la naturaleza brinda, los viajeros pueden dirigirse a alguna de sus tiendas y adquirir un souvenir, entre estos hay alfombras, telas bordadas con hilos de oro y zapatos de cuero.

Además, es posible visitar otras edificaciones como el Agra Fort y el Itimad-ud-Daulah’s, este último construido entre 1622 y 1628, edificación que representa la transición de la primera fase de la monumental arquitectura Mughal, cuya base es de mármol.

Necesario es abordar el tren nuevamente, con el fin de trasladarse hasta Ranthambore, un Parque Nacional donde los visitantes podrán observar al famoso tigre de Bengala (especie en peligro de extinción), así como diferentes especies que componen la flora y fauna del ecosistema del país.

Según los datos oficiales del gobierno indio, en 2008 contemplaban mil 400 ejemplares en su estado silvestre. Este parque se localiza en la región norte del país, en la ciudad Sawai Madhopur, estado de Rajastán, a 130 kilómetros de la ciudad de Jaipur, la Ciudad Rosa, famosa por el Fuerte de Ámber.

Transporte en Elefante en la India, Suplemento/Especial
1
MURALLAS HASTA EL FIN

El recorrido continúa hasta llegar a Bikaner, una ciudad amurallada que sirvió como punto de comercio de las caravanas que viajaban a través del desierto durante la época medieval.

Esta ciudad se distingue por sus construcciones hechas con base en arenisca roja, en medio del desierto de Thar, la recomendación aquí es visitarle a bordo de un camello, así como también utilizar un buen protector solar; la temperatura en este sitio puede llegar a alcanzar los 45 grados centígrados durante el verano. Bikaner es muy conocida por sus artesanías hechas con piel así como por sus palacios.

Una vez que se ha vivido la experiencia a bordo de un camello, llegó el momento de visitar la “Venecia del Oriente”, que nada tiene qué ver con Italia. Se trata de Udaipur, ciudad que alberga el palacio más grande de Rajasthán, el Palacio de la Ciudad, y la Galería de Cristal, una colección de objetos elaborados con este material que fueron ordenados por Maharana Sajjan.

Se pueden observar muebles que van desde mesas, juegos de cama, además de toda una serie de copas, jarras y botellas de perfume, e incluso fuentes. El paseo continuaría de no ser por el hambre que hasta este momento se presenta, por lo que será necesario realizar una parada con el fin de comer algo.

El platillo elegido es Biryani, el cual se elabora con base en arroz sazonado con una mezcla de especias (clavos, cardamomo, canela, hojas de laurel, coriandro y hojas de menta), carne, vegetales y yogur. El viaje termina en uno de los puertos financieros más importantes del país: Mumbai, donde se visita la casa museo de Gandhi y los jardines suspendidos de Malabar Hill.

A bordo del tren, el recorrido lleva entre paisajes naturales a sus visitantes, un cielo estrellado despide a los viajeros, quienes al sonar de los rieles del transporte observan una vez más este destino, mientras beben una taza de té que les permita seguir despiertos, el cual se cree está hecho de los párpados que Buda se arrancó.

La India, Suplemento/Especial