Suplementos
viajes

Tequila, Pueblo Mágico de Jalisco con míticas destilerías

Actualmente 80% de la población de Tequila vive de esta bebida, ya sea por que trabajan en alguna destilería, cantina o tienda de licores, o bien por que dan servicio a los turistas que vienen a saborear las mieles del agave que despierta sentimientos como amor, alegría y hasta alguna pena escondida.
Laura Rodríguez
04 diciembre 2014 14:23 Última actualización 07 diciembre 2014 4:35
tequila

En Tequila se puede vivir de cerca el proceso de elaboración de la bebida.(Bloomberg)

TEQUILA.-  En un valle donde el campo se pintó de cielo, por el azul de los agaves, se encuentra un coloso dormido; guardián del secreto del “Lugar de los tributos”, conocido como el pueblo de Tequila. Es el nombre del volcán y también el apellido de la población de Santiago y del vino de mezcal, como se llamaba al aguardiente de agave azul, que hoy es el tequila. Las calles, leyendas, museos y sus antiguas haciendas son testigos de que este Pueblo Mágico de Jalisco ha sido fiel a su riqueza cultural y a su historia de míticas destilerías donde la imaginación lleva al visitante hasta el siglo XVI cuando todo empezó.

1
PAISAJE AZUL

Al amanecer en los campos tequileros se escucha un gemido uniforme, producto del esfuerzo que los jimadores emiten al despojar, con sus filosos machetes, las pencas de los agaves.

El agave Tequilana Weber Azul, es el responsable de que el paisaje tequilero fuera nombrado desde hace varios años, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en la categoría de Paisaje Cultural Natural.

Aunque el tequila lleva el nombre de esta localidad de Jalisco, su generosidad alcanza a cuatro estados más: Guanajuato, Nayarit, Michoacán y Tamaulipas, en donde la denominación de origen, les permite producir este elixir que emana de las entrañas del agave.

Actualmente 80% de la población de Tequila vive de esta bebida, ya sea por que trabajan en alguna destilería, cantina o tienda de licores, que abundan por doquier, o bien por que dan servicio a los turistas que vienen a saborear las mieles del agave que despierta sentimientos como amor, alegría y hasta alguna pena escondida.

tequila
1
LA PRODUCCIÓN

Una visita a Tequila no se concibe sin vivir de cerca el proceso de elaboración de la bebida homónima, desde la jima hasta la degustación del producto final.

Para ello existen en el pueblo muchas destilerías, aunque no todas pueden ser visitadas; hay algunas como casa José Cuervo, con su antigua hacienda La Riojeña, que han creado todo un concepto turístico con su marca Mundo Cuervo.

Ahí organizan visitas guiadas que pueden comenzar en los campos agaveros, continuar por las instalaciones de la planta destiladora y concluir con una comida en el restaurante Cholula que pertenece al mismo grupo.

Si el tequila es famoso por su elevado contenido de alcohol y sus efectos, a través de la cata es posible identificar también sus aromas y sabores como corresponde a una bebida de alta calidad que puede competir con los más sofisticadas del mundo.

 [El tequila, mezcal, artesanías de Olinalá, café de Veracruz y Vainilla de Papantla, se verán beneficiados. / Cuartoscuro]  
1
HISTORIA Y ATRACTIVOS

 El pueblo cubierto de resonancias antiguas invita a caminar sus calles entre las viejas destilerías, que desembocan en los 83 “Lavaderos” para luego llegar hasta la plaza principal y sentarse en una banca frente a su kiosco para sólo dejar que el tiempo pase.

O bien, entrar al Templo de Santiago Apóstol y pedir perdón al creador por anticipado, si es que piensa beber más de tres copas de tequila y no responder por los resultados, durante la visita al Pueblo Mágico.

También es indispensable una parada rápida a los museos para darse un brochazo de cultura tequilera, comenzando por el recinto de Javier Sauza Mora, con su colección de objetos relacionados con el tequila.

Claro, sin dejar de acudir al Museo Nacional del Tequila para empaparse de la historia, la evolución y los sistemas de producción de este elíxir, desde la época prehispánica hasta nuestros días.

La cronista, Alicia Rodríguez, nos refiere que lo que hasta 1930 fue llamado vino de mezcal, nació entre los otomies como una bebida ritual y cuenta la leyenda que fue un rayo el que impactó un agave, lo que originó el proceso de cocción y después de fermentación que dan origen al tequila.

Otro imperdible es el viaje en tren, ya sea a través del Tequila Express o bien el José Cuervo Express, que recientemente inició los recorridos desde Guadalajara hasta el corazón de Tequila.

En este destino que camina de la mano con la bebida más famosa de México y el mariachi, también han nacido artistas como Francisco Hernández, el Chiflador, quien ha interpretado su música ante personajes como los Reyes de España y el presidente de Estados Unidos, Barak Obama.

Así que, el folclor es un motivo más para disfrutar del más mexicano de los destinos

Jose Cuervo optimista con la venta de sus productos