Suplementos

Un místico viaje por el sureste de Asia

Viajar hacia el sur de ese continente significa nutrirse de las diferentes culturas que lugares como Singapur, Bangkok, Kuala Kangsar entre otros ofrecen. 
Beatriz Díaz
06 noviembre 2014 13:58 Última actualización 09 noviembre 2014 5:0
Singapur, templo (Suplemento/Especial)

Los templos del sureste de Asia, un gran atractivo para los turistas. (Suplemento/Especial)

El sur de Asia está lleno de lugares típicos de gran belleza, iniciando por Singapur, donde los barrios étnicos que representan a las comunidades más tradicionales son los primeros en el itinerario partiendo de Serangoon Road, la avenida principal de Little India, donde se encuentra el templo hindú Sri Veeramakaliamman.

Este espacio sagrado fue construido en 1881 por los pioneros indios que llegaron a la región para vivir y trabajar. Está dedicado a Kali, dios del Poder y consorte de Shiva y, para entrar, como en todo templo hindú, hay que descalzarse.

1
LITTLE INDIA

También en Little India está la mezquita de Abdul Gaffoor, terminada en 1910 pero restaurada en años recientes. En su fachada tiene un reloj de sol con 25 rayos decorados con caligrafía árabe de los nombres de 25 profetas.

Otra opción es visitar la mezquita Jamae, construida en 1826 por inmigrantes tamiles musulmanes, que llama la atención por el estilo ecléctico en su fachada: una mezcla de chino, anglo-indio y malayo, y las salas de oración en neoclásico.

Muy cerca está el Sri Mariamman, el templo hindú más visitado de Singapur, en el corazón de Chinatow, pues además es el más antiguo y está dedicado a la diosa Mariamman, conocida por el poder que tiene para curar enfermedades.

El templo budista Buddha Tooth Relic (o del Diente de Buda), también en Chinatow tiene exposiciones relacionadas con las diversas facetas de las artes y la cultura religiosa de Singapur y la reliquia del diente sagrado de Buda en una estupa compuesta por 320 kilos de oro.

La siguiente parada es la zona de Tanjong Pagar para admirar la arquitectura tradicional de este antiguo pueblo de pescadores situado en el centro de negocios. Se pueden observar, además de centros comerciales, supermercados y puestos de frutas y hortalizas tradicionales.

Para comer lo típico y regional de la zona está el Tanjong Pagar Plaza o, si prefiere algo más turístico, el centro de comida Maxwell, el cual es además más famoso entre los jóvenes, quienes encuentran aquí un buen y adecuado plato de arroz con pollo.

Mezquita Abdul Gaffoor, Suplemento/Especial
1
SOBRE RIELES

Al tercer día de excursión, es momento de que los viajeros se embarquen en un recorrido de dos noches hacia Bangkok, a bordo del tren de lujo Eastern & Oriental Express.

Mientras el tren recorre las plantaciones de palmas de aceite y las kampongs --pequeñas villas malasias--, llega la hora de la cena, la cual se sirve en los carros restaurantes del tren. Después, los pasajeros pueden retirarse a descansar a su cabina o relajarse en el carro-bar.

A la mañana siguiente, después del desayuno, el camino es hacia Kuala Kangsar, durante el cual se pueden observar los campos de arroz en forma de una gran alfombra verde combinada con formaciones de piedra caliza.

Al llegar, la idea es explorar la gran mezquita de Ubudiah que, más allá de su exterior en cúpulas de tonos dorados que no es otra cosa que oro, destaca por su historia, ya que fue construida por el sultán Idris Shah Murshidul’adzam, en agradecimiento por haberse recuperado de una enfermedad que le atormentaba en 1917; hoy es un lugar sagrado para los musulmanes.

Museo Real de Perak, Suplemento/Especial
1
MUSEO REAL DE PERAK

El Museo Real de Perak inició siendo un palacio de albergue temporal de un sultán para supervisar otro palacio, pero más grande, pues había perdido su casa debido a una inundación. Fue construido por un malayo en madera y bambú, sin un solo clavo y sin planos en 1931.

En su fachada se observan los colores de la bandera del estado de Perak: amarillo, negro y blanco. Fue abierto como museo en 1986, y exhibe una colección de bienes de la familia real.

Un punto más de visita es la galería Sultán Azlan Shah, un museo sobre el actual sultán de Perak, que contiene objetos personales, su colección de gafas de sol, sus cuatro Rolls Royce e, incluso, fotografías de su vida. Un edificio separado muestra los coches estatales utilizados en sus viajes.

Casi a la puesta de sol ya se está viajando de nuevo en el tren, travesía que, después de cruzar la frontera comienza a serpentear colina arriba a través de la jungla rumbo a Kuala Lumpur.

Al ir llegando se observan las Torres Petronas antes de la cena, y más tarde, al continuar por la campiña Thai, las luciérnagas en la oscuridad parpadean mientras se bebe una copa de champaña y los paisajes regalan una última visión de la atmósfera rural de Tailandia, a la que todavía le queda mucho por conocer.

Torres Petronas, Malasia, Bloomberg