Suplementos

Las nuevas y viejas atracciones de SeaWorld 

Para celebrar su 50 aniversario, tres de los parques de SeaWorld, ubicados en Orlando, Florida, inauguraron algunas atracciones como caer en picada como un halcón o deslizarse por un tobogán en una plataforma que prácticamente desaparece, hasta entrar al hábitat natural de los pingüinos, ni más ni menos que en la nieve.
Beatriz Díaz
16 octubre 2014 11:43 Última actualización 18 octubre 2014 5:5
Sea World, tomada del Facebook

SeaWorld Orlando ofrece nuevas atracciones. (tomada del Facebook)

Hace 50 años, en Mission Bay, San Diego, se abrieron las puertas de un parque de diversiones, el primero, que tenía la finalidad de crear una interacción entre la fauna marina, el agua y los seres humanos, llamado SeaWorld.

Para celebrar el aniversario, recientemente tres de sus parques, ubicados en Orlando, Florida, inauguraron algunas atracciones que permiten desde caer en picada como un halcón, deslizarse por un tobogán en una plataforma que prácticamente desaparece, hasta entrar al hábitat natural de los pingüinos, ni más ni menos que en la nieve.

1
FALCON´S FURY, EL VUELO DEL HALCON

Así, desde septiembre, en Bush Gardens, donde la convivencia con los
animales es lo principal, se abrió Falcon´s Fury, atracción inspirada en el vuelo del halcón, la primera torre de caída libre independiente más alta de su tipo a nivel mundial.

Como dato informativo, esta ave puede desarrollar velocidades de hasta 321 kilómetros por hora al lanzarse en picada y atrapar a su presa; y, en comparación, la torre, con una altura de 102 metros, deja caer a los que se atreven a una velocidad de 96 kilómetros por hora.

Con la idea de incorporar un elemento sorpresa, al llegar al punto más elevado, los participantes dan un giro de 90 grados hasta quedar mirando al piso. Un instante después, son lanzados al vacío y, aunque la experiencia dura unos segundos, la adrenalina queda a tope aún mucho tiempo después de poner los pies sobre la tierra.

Muy cerca se encuentran los Pretzel Bacon Fury, en el Twisted Tails Pretzels. Se trata de un pretzel torcido prácticamente alrededor de tocino. La opción es agregar un poco de salsa de queso de cerveza para un maridaje único. Para los que prefieren lo dulce, también hay de canela.

Desde el verano pasado, se presenta el espectáculo teatral Opening Night Critters, que cuenta la historia de una pareja que desea realizar un montaje animal. Durante el show se ven especies domésticas y exóticas, desde guacamayas, hasta un canguro, cerdos y, sorprendentemente, gatos.

A su vez, en el parque Aquatica se inauguró en mayo el Ihu’s Breakaway Falls, el primer multi tobogán alto, empinado y largo, pues inicia en la cima de una torre de 25 metros, donde se puede escoger entrar a una de las tres cajas divisoras de colores.

Los visitantes cruzan brazos y piernas por indicación del guía que, acto seguido, aprieta un botón para cerrar la puerta y espera que el aventurero levante el pulgar para indicar que está preparado para su caída.

Entonces, al conteo de “three, two… one”, el suelo desaparece y la sensación es de caída entre ocho y doce metros por segundo a través un tobogán en espiral, para terminar en un chapuzón final. Como tip, la azul tiene el tramo más alto en caída libre, que dura un segundo y como sugerencia procure no pensar que los latidos del corazón que se escuchan son los suyos.

Sea World, tomada de Facebook
1
LO SORPRENDENTE DEL PARQUE VIEJO


Aunque las siguientes atracciones no son nuevas, son imperdibles en Sea World por su singularidad, pues, además de conocer el espectáculo de las ballenas One Ocean, en el que ya los entrenadores no interactúan con los animales, debido a las nuevas leyes de protección, está el Turtle Trek, una de las primeras atracciones con dos hábitats naturalistas.

El primer hábitat es el hogar de manatíes y peces de aguadulce; y el segundo, de una docena de tortugas marinas y mil 500 especies de mar.

Al fondo hay un teatro con domo 3D de 360 grados, el cual proyecta una película híper realista alrededor de los espectadores y hasta por encima. Se trata de encontrar una única forma de adentrarse en la travesía de la tortuga marina utilizando unos lentes.

Una más es el Antárctica: Empire of the Penguin, que vale la pena visitar pues es considerada la expansión más grande de todos los tiempos del parque y se puede ver nieve a pesar de estar ubicada en un destino tropical, por lo que es necesario no olvidar un suéter.

Los visitantes conocen el clima de la vida de la Antártica y el peligro del hábitat de los pingüinos por encima y por debajo del agua, a través de los ojos de uno llamado Puck, hasta llegar a su hábitat natural en un espacio que parece congeladora.

Lo interesante de la atracción es que produce más de mil 800 kilos de nieve en cuatro horas, tiene casi 250 pingüinos que nacieron en cautiverio y cuatro especies: Rockhopper; King, de colores amarillos en el cuello; el Gentoo o Juanito y el Adelaida.

Sea World, tomada de Facbook
1
CAMINATA ACUÁTICA ESPACIAL


En Discovery Cove, otro parque de Sea World, donde los visitantes interactúan con los animales y hay lagunas rocosas rodeadas de paisajes tropicales, arrecifes, ríos serpenteantes, piscinas con cascadas y hasta playas de arena blanca, está el Sea Venture, quizá la actividad subacuática más relajante, pero que inicia con el nervio de saberse al interior de un ambiente que no es el habitual para un ser humano.

Llevando cascos de buceo que parecen espaciales, los visitantes viven una aventura de 25 minutos de inmersión, con la peculiaridad de experimentar una sensación similar a la de caminar en el espacio.

Al entrar al agua podrán tocar a los animales y tener encuentros uno a uno con los bancos de peces y rayas que nadan al lado, incluso con algunos tiburones, aunque éstos detrás de enormes ventanas panorámicas.

Los dos buzos que acompañan al grupo de ocho personas y los auxiliares que se encuentran afuera supervisan en todo momento.

En este parque también es posible interactuar con delfines nariz de botella, del Atlántico, en el Dolphin Lagoon, siempre acompañados de un entrenador.

Los grupos de siete a nueve visitantes (no menores de seis años) vadean en agua poco profunda y se familiarizan con su delfín a base de abrazos, besos y caricias.

El parque aclara que 80% de sus mamíferos marinos nacieron allí, desde orcas, delfines y leones marinos, por lo que, al divertirse, conocerá también sobre la protección de los mares.

Sea World, tomada de http://seaworldparks.com/en/parks/buschgardens_tampa/home/attractions/rides/cheetah-hunt/