Suplementos

¿RENTAR O COMPRAR?

Hipotecas, en tiempos de bajas tasas inversionistas patrimoniales analizan las ganancias derivadas de la adquisición de una casa para arrendamiento.
Angélica Saucedo
27 junio 2014 21:54 Última actualización 29 junio 2014 5:0
Etiquetas
Sector inmobiliario

Ventas de casas. (AP)

La predicción se cumplió. Las tasas hipotecarias se mantienen en niveles mínimos históricos y el modelo de gigantismo que experimentaron las desarrolladoras de vivienda que cotizan en bolsa y ahora reestructuran pasivos, abren un momento de oportunidad para inversionistas.

Cifras oficiales estiman que este año bancos, Infonavit, FOVISSTE y Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) harán factible la colocación de 450 mil créditos, de los cuales 300 mil serán de producto nuevo.

La creación de polígonos de desarrollo en el DF y ciudades medias como Aguascalientes están ampliando el campo de acción donde desarrolladores y usuarios cerrarán nuevas transacciones de venta, según Víctor Manuel Requejo, director de Banco Inmobiliario Mexicano(BIM).

Para este directivo, el proyecto de otorgar 500 millones de pesos en créditos en 2014 vía BIM habla de las oportunidades que existen en la industria. En octubre del año pasado, Hipotecaria Casa Mexicana
concluyó ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) transformar a banco múltiple su anterior estructura como Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (SOFOM).

Ante el contexto referido, el razonamiento del inversionista se enfoca a las oportunidades que las bajas tasas de interés y los más de 500 productos hipotecarios que ofertan los bancos en el país, con tasas que rondan ya 8.5% anual.

“El análisis acerca de la pertenencia de comprar o rentar una vivienda en el contexto actual de tasas de interés es importante”, dice Flavio Franyutti, director de Crediteka.

Información de Banco de México (BM) indicaba que en 2013 el financiamiento hipotecario bancario aumentó 6.9%, con lo cual la banca colocó 80 mil millones de pesos en crédito hipotecario en 2013.

Y detalla: “si consideras el valor de una renta para un inversionista que compra está entre 6 y 7 por ciento del valor del inmueble anual, respecto al 8.5 por ciento de tasas de interés de un crédito. La diferencia es apenas de 2 puntos, pero el beneficio radica en la oportunidad de generar patrimonio y rentas a la vez”.

Para el directivo, si bien los bancos no cuentan con un margen amplio para reducir aún más las tasas de interés, es un hecho que se esperaría un ajuste para la apertura de nuevos créditos que les permitan mantener su presencia en el mercado.

La caída en los costos del crédito respecto al reacomodo de la banca comercial y las nuevas políticas de otorgamiento de subsidios oficiales, mantienen viva la idea de inversiones para quienes son sujetos de crédito.

La tasa promedio para adquirir una vivienda a través de la banca comercial, llegó el año pasado a 10.88 por ciento equivalente baja de 125 puntos base, hecho que evidencia el bajo costo del fondeo de largo plazo que tienen disponibles los bancos.

Una oportunidad complementaria que observa Franyutti es lo que ocurrirá con la promulgación de la ley secundaria a la Reforma Financiera, que detallará los pasos a seguir en la subrogación de créditos, que hace factible al acreditado cambiar de institución financiera en función de la competitividad en tasas respecto a lo que contrató al inicio de su primer crédito.

“Hoy por hoy, la reforma financiera no ha tenido un efecto claro en el crédito hipotecario y sus posibilidades para aplicarla a inmuebles hipotecadas o nuevos créditos aún está por verse”, comenta.