Suplementos
viajes

Las Vegas, un destino que nunca es el mismo

La renovación permanente que realiza la ciudad de Las Vegas, hace que el destino atraiga a miles de visitantes cada año,  quienes disfrutan de un excelente hospedaje, espectáculos de primera, gastronomía y un sin fin de atracciones de todo tipo.
Laura Rodríguez
12 septiembre 2014 12:29 Última actualización 13 septiembre 2014 5:20
Las Vegas. (Reuters)

Las Vegas. (Reuters)

Si “lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”, como dice el refrán popular, también sería válido decir que poco, muy poco, se queda en ésta, la capital estadounidense de la diversión, pues cambiar tiende a ser su constante.

Hace dos años, por mencionar un ejemplo, el espectáculo del Cirque du Soleil de Elvis Presley no conseguía llenos totales y, entonces, la decisión de los dueños del Aria, el hotel que lo acogía, fue cerrarlo.

Tras una inversión millonaria en Zarkana, el show que lo reemplazó, ahora sí está abarrotado, como corresponde a los grandes espectáculos que se presentan en este destino.

Todos los años la Oficina de Visitantes de Las Vegas organiza viajes para periodistas para mostrar lo que hay de nuevo y cada doce meses existe material suficiente para contar una historia renovada sobre sus atractivos.

Hoy día, la gran atracción es su Rueda de la Fortuna que permite observar esta ciudad desde todos sus ángulos; pero son muchos los mercados objetivo y ello multiplica las novedades.

1
THE LINQ

The LINQ es un espacio con tiendas, bares y restaurantes, que ha venido a renovar uno de los cuadrantes que dieron origen a esta ciudad inventada a la mitad del desierto.

En el corazón mismo de la zona hotelera, su avenida principal desemboca en la High Roller Experience, como le dicen a esta “rueda de la fortuna”.

No se trata de cualquier “rueda de la fortuna”, sino de la más grande y la más alta del mundo, que ya dejó atrás a otras enormes como la célebre de Londres.

Con una inversión de 550 millones de dólares, el armazón tiene casi 168 metros de alto.

Una vez que se pone en movimiento la estructura tiene que completar una circunferencia, para lo cual se tarda media hora.

Hacer una vuelta es sólo el pretexto para visitar The LINQ, pues antes o después hay otras muchas atracciones, como un boliche en el que se presentan grupos de rock o una tienda dedicada a presentar fotografías en el viejo formato de las primeras Polaroid instantáneas.

Las Vegas. (Tomada de Facebook oficial de The LINQ)
1
UN BUFET MUY DIFERENTE

Acudir a esta ciudad de los excesos implica, casi necesariamente, comer y beber en abundancia, lo que se cumple sobradamente en el buffet Bacchanal, del Caesar’s Palace, con más de 500 platillos.

La diferencia con aquellas montañas de comida tan famosas aquí, es que ahora también hay cerros de alimentos gourmet.

Ostiones bañados con vinagreta de champaña y cebollín, manitas de cangrejo de Alaska, cebiche de pescado, costillitas de cerdo braseadas a fuego lento y una infinidad de platos más componen el menú a la vista de todos.

Bufet en Las Vegas. (Tomada de caesarspalace.com)
1
EL NUEVO HOTEL

The Cromwell es una de las novedades de hospedaje, descrito por sus propietarios como un “hotel boutique” de 188 habitaciones; lo que para empezar rompe con ese concepto técnico, pues en realidad esa categoría no debe tener más de 60 cuartos.

Ubicado en la Strip, la famosa callede los grandes hoteles de Las Vegas, se encuentra entre el Caesar’s Palace y el Bellagio.

La idea de boutique viene de su servicio supuestamente personalizado, con una recepción acogedora.

Tras caminar por el casino hasta el elevador, las habitaciones tienen candelabros, madera y exaltan palabras como "decadencia” e “indulgencia”.

En los baños hay frases como “No hay gloria sin riesgo”, que invitan a tomarun fajo de dólares y apostarlos sobre los tapetes verdes.

Su mayor gran novedad son sus fiestas de alberca.

Ibiza se ha vuelto célebre por sus clubes de playa donde los jóvenes, de todos los sexos, salen a ver y dejar ver sus cuerpos, mientras bailan, beben o buscan algún psicotrópico conveniente..

En Las Vegas no hay mar, pero sí calor, arena del desierto y albercas, así es que hoy los hoteles compiten por ganar la preferencia de quienes disfrutan de beber y bailar con la música reinterpretada por un DJ.

En las fiestas de alberca de Las Vegas hay sensualidad, pero también vigilantes que combaten en la medida de lo posible el tráfico de drogas fuertes.

Tanto en la mañana, como en la noche, el alcohol y la música en ascenso generan los momentos climáticos y, de cuando en cuando, todos aquellos individuos terminan bailando compulsivamente.

The Cromwell en Las Vegas. (Tomada de sitio oficial)
1
LOS RESTAURANTES

Un gastrónomo difícilmente podría entender que un chef sea principalmente una celebridad, pero el concepto crece
vía los medios de comunicación.

Giada, el restaurante de especialidades de The Cromwell, ofrece gastronomía italiana, pero también la posibilidad de ver a Giada de Laurentis, nieta del cineasta Dino de Laurentis y conductora de TV.

Esta mujer se deja ver en el restaurante y se toma fotos y selfies con sus amigos y uno que otro comensal.

Después de una ensalada, vino, una pasta y un pollo crujiente o un trozo de carne de res, en el mismo hotel se encuentra Bound, el bar de cocteles del mixólogo Salvatore Calabresse, quien se precia de haber inventado algunos de los mejores martinis del planeta.

También ahora está abriendo sus puertas DB Brasserie, del famoso chef Daniel Boulud, en el hotel The Venetian.

Boulud es propietario de Daniel en Nueva York, un restaurante de primera línea en el mundo famoso entre las celebridades que viven o visitan la Gran Manzana.

Ahora en Las Vegas viene con un concepto menos formal, pero con la gran calidad de su comida francesa y una lista de vinos que incluye etiquetas del nuevo y viejo mundo.

Una razón más para visitar un destino que, como regla básica de supervivencia, trabaja para renovarse permanentemente.

Restaurante Giada, Las Vegas. (Tomada de sitio oficial)