Suplementos
SALUD

La armonía laboral, el motor de la productividad

Muchas empresas se apoya en el miedo, más que en la felicidad para motivar el cumplimiento de objetivos comerciales,  sin embargo son varios los estudios que muestra que las empresas que brindan buenas remuneraciones y buen trato a los miembros de éstas ven una mayor productividad. 
Sergio Melo
25 septiembre 2014 12:57 Última actualización 28 septiembre 2014 5:0
Trabajadores felices

Empleados felices producen más. (Bloomberg]Archivo)

La felicidad es un factor determinante para que las personas gocen de buena salud y sean más productivas, es la conclusión a la que han llegado numerosos estudios científicos que han analizado la relación entre estas variables, por tanto podemos decir que la salud y productividad de una organización está íntimamente ligada a un indicador no muy atendido a nivel corporativo, como lo es la felicidad.

Una empresa feliz no es la que está libre de conflictos o desafíos, simplemente cuenta con individuos, que sin importar su lugar en el organigrama, trabajan de manera constructiva en el cumplimiento de objetivos comunes, encontrando sentido y satisfacción al hacer cosas de alta calidad. El resultado: consiguen más beneficios e impactan positivamente en la vida de los demás.

Desafortunadamente las empresas que se ajustan a este tipo de perfil son una minoría, el resto se apoya en el miedo, más que en la felicidad para motivar el cumplimiento de objetivos comerciales, por ejemplo: miedo a perder el trabajo o la participación de mercado y aunque esta medida puede funcionar de manera inmediata, en el largo plazo termina por enfermar a la organización y fomentar actitudes autodestructivas, de parálisis y desprecio hacia la organización.

1
TRANSFORMAR LA CULTURA CORPORATIVA

Las emociones y el pensamiento humano están tan entrelazados, que el miedo puede estancarnos y el optimismo hacernos progresar. Por ello, una ventaja competitiva sostenible es la felicidad, la cual es difícil de copiar y permite de manera permanente innovar y entregar mejores resultados.

Para transformar una cultura corporativa destructiva y enferma hacia una cultura sana y feliz, es necesario instaurar y desarrollar las siguientes cualidades: Liderazgo, caracterizado por humildad, inclusión, inspiración, innovación y sinceridad. Talento, capacidad de adaptación, entusiasmo e inteligencia emocional. Se debe atender al desempeño
financiero y desarrollo de las personas por igual. Recompensar adecuadamente a los responsables del éxito de la organización. Asimismo tratar de forma excelente a todas las audiencias de una manera tal, que quieran compartir su experiencia. Fidelidad al propósito y al papel de la empresa en la sociedad.

Emprendedores Jerusalén Bloomberg
1
QUE EL PERSONAL SIENTA PASIÓN POR SU TRABAJO

Las ventajas de cultivar estas cualidades son, evitar crisis inducidas por el factor humano y aumentar la creatividad en el entorno laboral, de modo que el personal sienta pasión por su trabajo y el deseo de ser tan productivos como puedan. Y cómo lo que no se mide no se mejora, es crucial medir este atributo que bien orientado puede ser una vía para el éxito duradero de personas, organizaciones y la sociedad en su conjunto.

 [Dos maquiladoras invertirán 60 mdp en esta localidad / Cuartoscuro]