Suplementos

Acero, primer eslabón en cadenas productivas y pilar de las manufacturas

En el contexto mundial se han generado eventos que han cambiado la dinámica del sector, como la desaceleración de la economía china y su comercio desleal, y la crisis del petróleo; en el terreno interno serán favorables las reformas estructurales.
Guillermo Vogel*
28 abril 2015 13:51 Última actualización 28 abril 2015 15:33
industria

China tiene una sobrecapacidad de 400 millones de toneladas de acero e intensificará la búsqueda de mercados donde poder colocarla. (Especial)

Quiero agradecer a los socios el haberme confiado nuevamente el timón de la Cámara.

En el transcurso de los años la Canacero ha ido logrando generar un espacio fundamental para la Siderurgia mexicana. El presidente saliente Alonso Ancira ha hecho un gran trabajo y deja una cámara dinámica y participativa.

Hoy, que el panorama se presenta complicado hacia el futuro, espero que ese terreno ganado nos permita continuar procurando una industria que haga crecer a México y encuentre el lugar que se merece en el concierto internacional y de Norteamérica.

En el contexto global se han generado una serie de eventos que están cambiando la dinámica de los mercados y que ya hoy nos están afectando; y no obstante también pueden ser vistos como una serie de retos importantes que podemos convertir en oportunidades.

Entre ellos sobresalen: la situación de la economía y la producción siderúrgica de China; la crisis en el sector energético con la consecuente caída abrupta de los precios del petróleo y las oportunidades que las reformas estructurales representan para nuestro sector.

La economía de China se está desacelerando, para 2015 se esperan niveles entre 6.0 y 7.0 por ciento versus 7.4 por ciento de 2014. A lo anterior hay que agregar que el consumo aparente de acero en China se redujo 3.3 por ciento en 2014 y las estimaciones muestran una tendencia a la baja en los próximos dos años. Si consideramos que China tiene hoy una sobrecapacidad de 400 millones de toneladas (China consume sólo 55 por ciento de sus mil 140 millones de capacidad de producción), este panorama indica que China intensificará la búsqueda de mercados donde poder colocarlo.

Hoy ya estamos sintiendo los efectos de este crecimiento exponencial de las exportaciones chinas a todo el mundo y en condiciones fuertemente desleales.

En enero 2015 sus exportaciones al mundo alcanzaron un récord de 10.3 millones de toneladas, más que duplicando en sólo dos años un nivel promedio de menos de cinco millones de toneladas en 2013.

Este fenómeno está causando graves distorsiones en los flujos comerciales de acero globales. Lo que quiere decir que ya no recibimos presión sólo de China sino también de otros países, que presionados en sus propios mercados buscan opciones para sus productos en condiciones desleales.

Lo anterior hace que la región de México y Norteamérica esté siendo invadida de importaciones desleales de China y otras partes del mundo. También, que dada la nueva complejidad de los mercados globales, encontremos que estos países están usando técnicas sofisticadas para evitar la aplicación justa de la Ley de Comercio Exterior, mediante triangulaciones y esquemas de simulación.

A modo de ejemplo: China vende acero en condiciones desleales a fabricantes de tubos de otros países, quienes a su vez lo exportan en forma de tubo por debajo del costo de un mercado normal. Al final de cuentas, lo que llega al país importador es acero en condiciones desleales de China, evadiendo la ley, oculto detrás de un producto de otro origen.

Las importaciones de acero en Estados Unidos vienen creciendo a un ritmo de 38 por ciento y se espera que ese país tome en el futuro cercano drásticas medidas de contención.

Europa también hace algunos días impuso tasas antidumping a importaciones de acero de China y Taiwán; los países están tomando acciones de forma rápida y agresiva.

En México estas importaciones vienen creciendo a un ritmo de 20 por ciento acaparando en su totalidad el crecimiento de nuestro consumo aparente y dañando fuertemente a la industria nacional. México también está reaccionando, lo ha hecho contra la lámina de Rusia y Ucrania, y hoy presenta un récord histórico de 24 medidas antidumping.

Sin embargo, las importaciones continúan representando 47 por ciento de nuestro mercado y las de China vienen creciendo a un ritmo del 179 por ciento durante los primeros meses de 2015. La Canacero trabaja en conjunto con la Secretaría de Economía y de Hacienda de manera intensa para enfrentar esta situación y debemos mantener el dedo en el renglón y continuar actuando con rapidez y en sintonía con nuestros socios comerciales.

Hay un dato que sorprende. En un análisis comparativo podemos ver que la siderurgia China, que tiene que importar sus insumos con costos importantes de logística y que también importa gran parte de su energía a precios superiores a los de México, resulta menos competitiva que la nacional. Sin embargo, es por la distorsión provocada por los subsidios y los apoyos de empresas del Estado que reciben las empresas siderúrgicas Chinas lo que hace que encontremos en nuestros mercados productos chinos con precios muy por debajo de nuestros costos locales.

Otro de los elementos que está produciendo un cambio estructural en el mercado mundial, y que tendrá impacto en nuestro país, es la caída de 50 por ciento en los precios del petróleo. Todos los indicadores apuntan a un mundo de menores precios que durará por varios años.

Por otra parte, menores precios de petróleo y en consecuencia un descenso en los precios de la gasolina, tendrá un impacto importante en la capacidad de consumo de lugares como Estados Unidos y Europa, generando una mayor dinámica en sus mercados internos con el consecuente crecimiento de sus economías.

En particular Europa, donde este efecto se conjuga con un tipo de cambio mucho más competitivo y una política de apoyo a su liquidez monetaria, se espera ver mayor actividad económica. Si a esto le sumamos un menor dinamismo de las materias primas, el crecimiento global hacia adelante es esperable que se sustente, en mayor proporción, en los países desarrollados, y de menor manera en el conjunto de países emergentes.

Esta situación nos hace reflexionar sobre nuestros costos energéticos y la importancia de mantener una estrategia para tenerlos alineados con los de nuestro principal socio comercial. En relación al gas se han tomado en esta administración acciones importantes en la construcción de gasoductos, que alinearán nuestros costos con los de Estados Unidos y asegurarán el abasto.

Con respecto a la gasolina hoy pagamos un costo superior, sin embargo, la reforma energética debería alinear también estos costos para 2018.

Norteamérica se ha convertido en la región más competitiva en costos de energía del mundo. Esto representa una gran oportunidad para atraer una parte importante del sector de la manufactura de Asia a nuestra región. Sumado a esto, en México la aprobación de las distintas reformas, y especialmente para nosotros de la energética, abre importantes oportunidades para el sector.

Tenemos por delante la oportunidad para trabajar en el armado de cadenas productivas muy integradas entre estos países, buscando que el contenido mexicano represente cada vez un mayor porcentaje del total.

El acero es el inicio de muchas de estas cadenas y uno de los pilares del crecimiento de la industria manufacturera.

Gran parte de la competitividad se da en la integración, conocimiento y apoyo de los diferentes participantes de la cadena.

Las industrias automotriz y aeroespacial están creciendo en el país y demostrando que podemos abastecer y generar un tejido industrial dinámico y sofisticado, donde la investigación y el desarrollo de nuevos productos y servicios, la educación técnica de calidad, las ventajas geográficas, demográficas y la posición competitiva que tiene la siderurgia nacional por su menor cantidad de emisiones de gases contaminantes por tonelada de acero producido que el promedio del resto del mundo, permita que México se transforme en el destino de las inversiones para un proyecto integral de crecimiento sustentable en el largo plazo.

* Presidente de la Canacero 2015-2016.