Sociedad

Vecinos de Polanco se niegan a pagar por obras en Masaryk

Los inconformes argumentan que si la obra es en beneficio de una mayoría, no debería cargarse parte del costo a los vecinos de la zona.
Rafael Montes
08 septiembre 2014 14:49 Última actualización 08 septiembre 2014 14:49
Masaryk

En días pasados, vecinos de Polanco cerraron el paso al tránsito vehicular en Masaryk y Arquímides para protestar por las obras en la zona. (Rafael Montes)

CIUDAD DE MÉXICO. Vecinos de Polanco inconformes con el desorden en el que se realizan la obras de rehabilitación de la avenida Presidente Masaryk solicitaron al jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, eliminar la obligación de transferir parte del costo de la obra a los vecinos, a través del esquema de Contribución por Mejoras.

Este lunes, entregaron en las oficinas del Gobierno del Distrito Federal una carta dirigida a Mancera Espinosa junto con una lista de más de 180 firmas en respaldo de las peticiones, acumuladas desde el miércoles 27 de agosto en que se manifestaron en las calles de Polanco, hasta la fecha.

En la carta, solicitaron al mandatario aplicar el artículo 171 del Código Fiscal del DF, pues argumentan que si la obra es en beneficio de una mayoría, no debería cargarse parte del costo a los vecinos de la zona que, además, no fueron quienes solicitaron las obras.

Dicho artículo dice que “el Jefe de Gobierno, mediante disposiciones de carácter general, podrá reducir total o parcialmente el pago de las Contribuciones de Mejoras, cuando el beneficio de la misma sea para la generalidad de la población y no exista un beneficio significativo para un sector reducido de la población, así como cuando los beneficiarios de las obras públicas sean personas de escasos recursos económicos y se trate de servicios indispensables”.

María Teresa Ruiz, integrante de la asociación La Voz de Polanco, explicó que “no queremos que se haga el pago de contribución de mejoras por parte de la gente de uso de suelo habitacional, porque en realidad esa gente no participó ni nunca le enteraron que iban a remodelar Masaryk, y realmente, no obtienen ninguna ventaja en su propiedad, aunque se digan que se va a valuar más, lo que les va a perjudicar es que les suban el predial”.

Agregó que “no es justo que los vecinos que tienen su banqueta deshecha enfrente de su casa por una obra que ellos no pidieron, que no aprobaron, que nunca les preguntaron nada tengan que pagar por eso”.

Por su parte, Georgina Ricks, vecina independiente de Polanco, aseguró que “ha habido edificios sobre Masaryk que sus tuberías se rompieron con la vibración de las máquinas, se les inundaron los primeros pisos con aguas negras, se han roto los vidrios de las puertas, no nos han informado nada, nunca han tenido la delicadeza de decirnos ‘mañana te cerramos la puerta’, con todas las escuelas, nunca han tenido una atención para decirles ‘agua va’, entonces, con esos modos, ¿todavía quieren que la gente pague?”.

Ricks argumentó que la contribución por mejora “es una medida injusta porque está todo como escondido, hay que leerlo entre líneas: nos suben la plusvalía, pero no queremos vender la gran mayoría; es una medida de expulsión, porque sube el valor de tu propiedad y te suben los impuestos que se tienen que pagar. Entonces, va a haber gente que no va a poder pagar ese predial ni aún con sus módicas contribuciones, porque si no cumples con tres requisitos, tendrían que pagar hasta 55 mil pesos”.

Detalló que los requisitos son comprobante de domicilio, que la propiedad esté a nombre del interesado y que esté al corriente del predial “y un cuarto, que no han dicho, es que van a mandar esa base de datos a Hacienda y comprobar que no lo tengas registrado como oficina, como si fueras free lance. Hay mucha gente cuya casa sigue siendo del abuelito, del padrino, del ex esposo y no cumplen el requisito de que esté a su nombre”.

La carta también exige que el trazo vial de la zona se respete en su forma original y no se hagan modificaciones, como el presunto cierre de Newton y la supuesta adecuación de Lamartine como par vial de Arquímedes. Al respecto, los vecinos aún esperan una reunión con la Autoridad del Espacio Público para que les explique el proyecto de movilidad que pretenden desarrollar.

“Esperamos que dejen el trazo como lo tenían, que se respete el trazo original, que tengan que hacer lo que tengan que hacer, pero que se respete lo que nos enseñaron en el proyecto original”, dijo Ricks.
Finalmente exigen la restitución de cuatro árboles por cada árbol derribado, lo que suma alrededor de 485 individuos que deben ser vueltos a plantar.

Todas las notas SOCIEDAD
Queretarolandia, un Kidzania al estilo queretano
Lluvias afectan vialidades de la Zona Metropolitana de SLP
En Querétaro prevén recortes en presupuesto federal para vivienda
Inauguran en Querétaro campus de la Universidad de Arkansas
Querétaro, susceptible de registrar temblores más fuertes: UNAM
Corregidora recibe certificación Great Place to Work
En tiempo, nuevo sistema de transporte de Querétaro
En Querétaro impulsarán el programa “Pueblos con Tradición ”
Tribunal Electoral de Guanajuato resolverá caso de Diego Sinhué
Universidad de Guanajuato recibe a su primer 'dreamer'
CEA de Querétaro registra 570 mdp de cartera vencida
Clausuran 4 estacionamientos en Querétaro
Más de 22 mil personas festejaron el Grito en Querétaro
Policía de San Luis Potosí detiene a 13 personas en el Altiplano y ZM
Congreso de SLP suspendió informe de actividades por protestas
No adelantar juicios sobre Arroyo Vieyra, pide líder de bancada del PAN en Guanajuato
Entra en vigor gratuidad de dos horas en estacionamientos de Querétaro
Planean abrir escuela para niños japoneses de Guanajuato
Congreso de Querétaro aprueba uso obligatorio de taxímetros
Reconoce el Senado a la periodista Mercedes Aguilar
Cambian al presidente de la Mesa Directiva del Congreso potosino
Construyen 4 hoteles en la Huasteca potosina
En las telarañas de la ultra información y la falta de conocimiento
Localizan avioneta con droga en Guanajuato
Gobernador de Arkansas visitará Querétaro para inaugurar universidad