Sociedad

Vecinos de la BJ protestan por obras en Insurgentes-Mixcoac, acusan ecocidio

La construcción del deprimido Insurgentes-Mixcoac generó que decenas de vecinos de las colonias aledañas se manifestaran este domingo en el cruce de estas avenidas, acusando a las autoridades de ecocidio, ya más de mil 500 árboles serán derribados por el proyecto.
María del Carmen Montiel
18 enero 2015 17:25 Última actualización 18 enero 2015 17:25
Decenas de vecinos de la Delegación Benito Juárez protestaron por la construcción del Deprimido Insurgentes-Mixcoac. (María del Carmen Montiel)

Decenas de vecinos de la Delegación Benito Juárez protestaron por la construcción del Deprimido Insurgentes-Mixcoac. (María del Carmen Montiel)

CIUDAD DE MÉXICO. Diversas organizaciones civiles y de vecinos de la delegación Benito Juárez protestaron en contra de la construcción del Deprimido Insurgentes – Mixcoac. Aseguraron que esta obra representa un ecocidio y riesgo para los habitantes de las colonias Insurgentes Mixcoac, Chapultepec San José Insurgentes, Crédito Constructor, Actipan, Acasias y Florida.

La protesta se desarrolló de manera pacífica, ya que el cierre a la circulación vehicular en el cruce de las avenidas Insurgentes y Mixcoac fue de forma intermitente y por un lapso no mayor a a un par de horas.

De acuerdo con la agrupación Vecinos Unidos, más de mil 500 árboles serán derribados de los camellones de Río Mixcoac y Barranca de Muerto, dejando una plancha de concreto sobre un doble túnel de mil 500 metros de longitud para que Circuito Interior sea una vialidad sin semáforos. Además, esta obra implica excavaciones profundas junto al cauce de ríos entubados lo que podría afectar su estabilidad y dañar las cimentaciones de los inmuebles aledaños.

Enrique Fernández del Valle, ingeniero civil de la UNAM e integrante de esta agrupación, confirmó que pese a las reuniones que han tenido con autoridades de la Dirección de Obra de Proyectos Especiales del Gobierno del Distrito Federal, no han recibido un argumento válido y técnicamente sustentable para que este proyecto sea el adecuado.

“Había un proyecto que se presentó en 2006 mucho más amigable, donde no se tocaba un árbol y con una duración menor a la estipulada en este proyecto invasivo. Se les ha dicho que no estamos en contra de una solución integral y moderna al problema que tenemos en la circulación en Circuito Interior, sino la forma como están haciendo este proyecto que es más caro, tardará mucho tiempo e implica muchos riesgos”.

La licitación fue otorgada al consorcio integrado por el Grupo GAMI y/o INDI S.A. de C.V., Grupo HERMES, cuya eficiencia fue cuestionada por la construcción del edificio del Senado de la República el cual entregó a destiempo y con un sobrecosto.

Finalmente, Susana Kanahiati, vocera de la agrupación Vecinos Unidos, cuestionó la transparencia por parte de las autoridades capitalinas con respecto a este proyecto.

“Queremos el cambo del proyecto como era el origina que es más de 600 millones de pesos más económico, rápido, que protege la ecología, no se comprometen los ríos entubados que son de alto riesgo porque podría ocasionar daños a las colonias aledañas e inmuebles habiendo tenido un proyecto desde 2006”.