Sociedad

Urge eliminar prohibicionismo en discusión sobre Cannabis

Alejandro Madrazo, profesor del CIDE y estudioso de la problemática de las drogas en México, deplora la excesiva criminalización del consumo.
Pablo Chávez Meza
09 febrero 2014 21:53 Última actualización 11 febrero 2014 8:19
Alejandro Madrazo. (Cortesía)

El investigador señala que en el país se tergiversó mucho el tema de las drogas. (Cortesía)

En materia de drogas urge dejar atrás criterios “prohibicionistas” y avanzar hacia esquemas más abiertos, de ahí que la propuesta que se presentará en días próximos en el Congreso mexicano y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) en materia de drogas -como el caso de la mariguana- busque llegar a un consenso para poner orden en este tema.

Alejandro Madrazo Lajous, profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), explicó que la pretendida despenalización debe abordar el consumo de esa droga como un problema de salud y no tanto penal, evitando sancionar a los consumidores como criminales.

En entrevista con El Financiero, el también asesor para la elaboración de estas propuestas de ley dijo que en el país se tergiversó mucho el tema de las drogas y prueba de ello ha sido la “política prohibicionista” que se ha tenido durante décadas, donde, entre tantos temas, se ha criminalizado a los consumidores hasta el extremo.

Mencionó que en el combate a las drogas, hay más consumidores y “mulas” (pequeños transportistas) encerrados en las cárceles, que capos de los cárteles, con el consiguiente costo para el contribuyente mexicano de mil 700 pesos diarios, por persona, de su manutención en las prisiones.

REHABILITACIÓN, ANTES QUE PRISIÓN

Madrazo subrayó que los consumidores y los pequeños portadores, no deberían ser metidos a la cárcel sino brindarles atención clínica. Estimó que el 60 por ciento de los llamados delitos contra la salud son imputados a ese grupo.

Comentó que en México está muy mal tipificado lo relativo a drogas. Puso como ejemplo que, por un lado, dentro de la ley de salud la mariguana está considerada dentro de los psicotrópicos, mientras que en el código penal la misma yerba está ubicada dentro de los narcóticos.

Recordó que en el año 2009, el entonces presidente Felipe Calderón impulsó la ley de narcomenudeo, bajo el argumento de que las entidades federativas deben participar en la guerra contra las drogas y lo que logró fue que las entidades persiguieran la posesión y distribución de ciertas drogas, pero no se incluyó el tema del cultivo.

Fue una ley diseñada para que la Federación le diera órdenes a las entidades, pero no tomó en cuenta que la Constitución es muy explícita al decir que las entidades federativas “podrán” perseguir delitos en materia concurrente.

Confió en que las propuestas en materia de consumo y portación de mariguana sean sólo “un primer paso” para llegar a esa política integral.

El doctor Madrazo indicó que se busca generar un proceso de desarrollo de políticas públicas en materia de drogas; es decir, focalizar aquellos problemas relevantes para la capital y con ello dejar de gastar recursos en aspectos que no sean considerados prioritarios en materia de drogas.

“Lo que se está haciendo es crear una política de reducción de riesgos y de daños dentro de las facultades de la Asamblea que tienen que ver con la prohibición en los servicios de salud y con la priorización de la persecución de delitos”, sostuvo.

El académico del CIDE explicó que las propuestas a discutirse por parte de los legisladores locales y federales, empiezan por la no criminalización antes que por la despenalización en sí misma; además, inicia con un fuerte componente de información de riesgos y daños de la sustancia menos adictiva.