Sociedad

Transforman rostro de la avenida 20 de Noviembre en favor del peatón

Por medio del proyecto #micalle, aplicado en la avenida 20 de Noviembre, el Gobierno del Distrito Federal  busca revitalizar la actividad económica, social y cultural, y crear un corredor seguro para los capitalinos y visitantes.
Rafael Montes
16 diciembre 2014 18:0 Última actualización 16 diciembre 2014 18:9
Avenida 20 de Noviembre. (Cuartoscuro)

Avenida 20 de Noviembre. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La avenida 20 de Noviembre, en el Centro Histórico, cambió su fisonomía para darle más espacio al peatón y reordenar el tránsito de automóviles que llegan desde la Calzada de Tlalpan hacia el Zócalo capitalino.

Como parte de las políticas del Gobierno de la Ciudad para la apropiación de los transeúntes del espacio público, este martes, la titular de la Autoridad del Espacio Público, Dhyana Quintanar, anunció el Proyecto Piloto #micalle en la mencionada vialidad, proyecto en el que se contó con la asesoría técnica de Bloomberg Associates, responsable de la transformación de calles en la Ciudad de Nueva York.

Este programa es parte del convenio que firmó el Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, y el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, en 2013.

La funcionaria explicó que la transformación contempla adecuaciones geométricas sencillas para crear islas peatonales y permitir zonas de descanso para una circulación cómoda y segura para los transeúntes.

El plan, dijo Quintanar, consiste en mantener dos carriles de circulación vehicular, con bahías de ascenso y descenso para regular el transporte público y privado, así como la reposición de la ciclovía.

La revitalización de la calle busca reactivar la actividad económica, social y cultural, y crear un corredor seguro para los capitalinos y visitantes para que puedan apreciar la zona emblemática de esa vía del primer cuadro de la ciudad, que resguarda inmuebles de valor histórico.

Con el proyecto #micalle se ganarán dos mil 730 metros cuadrados mediante la coloración del pavimento que separa el asfalto de las zonas peatonales, en las que ya se cuenta con mobiliario urbano, macetas y vegetación, que contribuye a una mejor convivencia y el disfrute del corredor, en coordinación con la asociación civil VerdMX, que gestionó la incorporación de mobiliario urbano amigable al peatón.

“El Proyecto #micalle crea un vínculo entre la ciudad y sus habitantes al abrir las calles a la gente y redistribuir el espacio público para la circulación ordenada de peatones, ciclistas y automóviles, con lo que se fomenta una conexión entre las personas y la ciudad, su entorno e historia”, destacó Quintanar.