Sociedad

Tormenta tropical Polo tendrá hoy su máximo acercamiento a Los Cabos

De acuerdo con el pronóstico, se espera que Polo se continúe su rumbo al noroeste y se debilite ligeramente dentro de su actual categoría de tormenta tropical y al inicio de esta noche se ubique a 175 kilómetros al sur-sureste de Cabo San Lucas.
Notimex
20 septiembre 2014 11:45 Última actualización 20 septiembre 2014 11:45
Tormenta tropical Polo. (Tomada de la Conagua)

Tormenta tropical Polo. (Tomada de la Conagua)

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante este sábado, la tormenta tropical Polo tendrá su máximo acercamiento a Los Cabos, Baja California Sur; por ello continuarán activas las zonas de alerta por los efectos que pudiera tener, informaron el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc).

Aunque permanece como zona costera de máxima atención desde Santa Fe a La Paz y Los Cabos, en Baja California Sur, el Sinaproc redujo la alerta naranja en fase de acercamiento para las islas Socorro, San Benedicto, Marías y Marietas.

Mediante su Sistema de Alerta Temprana, el organismo de la Segob refirió que se mantiene en alerta amarilla en fase de acercamiento el sur de Baja California Sur; y en alejamiento el centro y sur de Sinaloa; Nayarit y el occidente de Jalisco.

La alerta verde en acercamiento permanece activa en centro de Baja California Sur, sur de Sonora y de Chihuahua y norte de Sinaloa; y en alejamiento en el resto de Jalisco; así como en Colima, Durango, Zacatecas, Aguascalientes y Michoacán.

A su vez, el norte de Baja California Sur tiene la alerta azul en fase de acercamiento; y el occidente de Guerrero, en alejamiento, ambas de peligro mínimo, informó en su alerta por ciclón tropical.

Con base en el reporte más reciente, Polo se ubica sobre el mar, a 240 kilómetros, al sur-sureste de Cabo San Lucas, Baja California Sur y a 350 kilómetros al oeste-noroeste de Cabo Corrientes, Jalisco.

El fenómeno climático se desplaza hacia el noroeste, a una velocidad de 15 kilómetros por hora, con vientos sostenidos de 75 kilómetros por hora y rachas de 95 kilómetros por hora.

De acuerdo con el pronóstico, se espera que Polo se continúe su rumbo al noroeste y se debilite ligeramente dentro de su actual categoría de tormenta tropical y al inicio de esta noche se ubique a 175 kilómetros al sur-sureste de Cabo San Lucas.

El Meteorológico Nacional advirtió que Polo mantendrá el pronóstico de lluvias fuertes, vientos de 40 kilómetros por hora y rachas superiores, así como oleaje elevado en Baja California Sur y Sinaloa.

En ese sentido, exhortó a la navegación marítima de la zona a extremar precauciones, debido a las fuertes ráfagas de viento, oleaje elevado y marea de tormenta con incremento en el nivel del mar, hasta de un metro de altura por arriba de lo normal.

Por otro lado, informó que se esperan lluvias de ligeras a fuertes en la mayor parte de la República por la presencia de una zona de inestabilidad y dos canales de baja presión.

Refirió que la zona de inestabilidad afecta el noroeste, norte, occidente y porciones del centro de México, lo que ocasionará lluvias muy fuertes en Chihuahua; fuertes en Durango y Puebla.

De igual manera propiciará precipitaciones de menor intensidad en zonas de los estados de México, Zacatecas, Aguascalientes, Michoacán, Morelos, Tlaxcala, Hidalgo, Guanajuato, Querétaro y el Distrito Federal.

En tanto, un canal de baja presión ubicado en el sureste del país,
generará lluvias fuertes en Yucatán, Quintana Roo, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y el sur de Veracruz, y lluvias ligeras en Tabasco y Campeche.
Asimismo otro canal de baja presión ubicado en el noreste de la República, ocasionará lluvias fuertes en Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí.

El organismo advirtió que podrían presentarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, así como afectaciones en caminos y tramos carreteros, inundaciones o saturación de drenajes en zonas urbanas debido a las constantes lluvias.

Además de que los vientos pueden derribar estructuras frágiles, también es previsible la crecida de ríos y riachuelos que bajan con fuerza, cargados con los escurrimientos de zonas más altas, lo que hace peligroso su cruce.