Sociedad

Sugieren subir la percepción de riesgo de alcohol en estudiantes

La coordinadora del programa Cambio Cultural Consentidos de la Fundación Casa Nueva, dedicada a rehabilitar a jóvenes adictos advierte que hay que atacar el problema del alcoholismo juvenil desde la causa que lleva al adolescente a consumir alcohol.
Rosalía Servín
06 octubre 2014 21:15 Última actualización 07 octubre 2014 5:0
Cada vez son más los jóvenes que consumen alcohol regularmente. (Cuartoscuro)

Cada vez son más los jóvenes que consumen alcohol regularmente. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Ante la problemática de consumo de alcohol en adolescentes, se debe subir la percepción de riesgo, tanto los jóvenes como la sociedad en general han caído en la creencia de que no pasa nada.

Así lo plantea Gloria Tenorio Ortiz, coordinadora del programa Cambio Cultural Consentidos de la Fundación Casa Nueva, dedicada a rehabilitar a jóvenes adictos.

Entrevistada por El Financiero, reconoció la grave situación que viven jóvenes de 13 años o menos.

“Somos la primera institución especializada en el adolescente, pero hemos visto que cada vez llegan a edades más tempranas a rehabilitarse y requerimos incidir en la prevención”, dice.

Según explica, hay evidencia científica a nivel de estudio de casos, que el consumo se inicia por genética, por ambiente y por personalidad del niño y lo que se busca es atacar las causas culturales y exista una autorregulación.

“No basta atacar la oferta (algo que se ha visto difícil regular), sino la demanda, la causa que lleva al adolescente a consumir alcohol. Con nuestro programa logramos involucrar a los adolescentes, sus padres y sus maestros, se involucra todo su ambiente social”, explica.

La especialista admite que se trata de un problema multifactorial, y se trata que los adolescentes entiendan que sí pasan cosas con el alcohol, pues ellos se creen “inmortales, infértiles e invensibles”, cuando esto no es así.

“El cerebro se acaba de desarrollar hasta los 21 años y cada día que se ingiere alcohol se detiene el desarrollo del cerebro”, sostiene Tenorio, al externar su preocupación de que hay permisibilidad en la familia y en la sociedad más que en escuelas, lo cual no es bueno.