Sociedad

SNTE llama a dejar atrás indiferencia y violencia en Oaxaca

El gremio sindical consideró que en la entidad se violentan sistemáticamente los derechos de alumnos, padres de familia y maestros, así como las garantías consagradas en la Carta Magna; agregó que ni los oaxaqueños ni la educación deben ser rehenes de la barbarie y de la ausencia de gobierno.
Redacción
22 agosto 2014 10:52 Última actualización 22 agosto 2014 10:54
 [Cuartoscuro] El posicionamiento del magisterio presume este logro como producto de la movilización de la Sección 22 del SNTE-CNTE. 

El SNTE dijo que el gobernador de Oaxaca desprecia la labor responsable y comprometida de los maestros que sí quieren el progreso de la sociedad oaxaqueña. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) hizo un llamado a dejar atrás cualquier indiferencia ante el grave deterioro del proceso de gobernanza en el estado de Oaxaca, que, afirma, se expresa ahora en conductas violentas alejadas del Derecho.

En un comunicado, sus agremiados exigen que se investiguen hasta las últimas consecuencias, y en su caso se sancionen, los actos que sistemáticamente transgreden la legalidad y el orden social en esa entidad y al gobernador que se aplique en su tarea de gobernar.

"Los oaxaqueños y la educación de las niñas, los niños y jóvenes no deben continuar como rehenes de la barbarie y de la ausencia de gobierno", se indica.

El documento también destaca que las estrategias de lucha que privilegian la confrontación y el abandono de las aulas altera de manera irremediable la normalidad del proceso educativo, así como la atención y el desarrollo adecuado de planes y programas de estudio.

El SNTE advierte que los trabajadores de la educación de su organización que sí están en las aulas, reciben de manera permanente actos de represión administrativa, por el hecho de no compartir la idea de paralizar al sistema educativo estatal como método de reivindicación.

"El Ejecutivo del Estado ha sido parcial e insensible y las decisiones de gobierno desprecian la labor responsable y comprometida de los maestros que sí quieren el progreso de la sociedad oaxaqueña", sostienen.

Para el gremio sindical todas estas realidades en el estado de Oaxaca, violentan sistemáticamente los derechos de alumnos, padres de familia y maestros, así como las garantías consagradas en la Carta Magna, y en los tratados internacionales en materia de libertad y autonomía sindical.

"Y no sólo posponen, sino que lamentablemente cancelan el éxito futuro de uno de los estados con mayor riqueza cultural, natural y humana de la República Mexicana", afirman.

Así, se pronunciaron por la urgente necesidad de construir en la entidad las condiciones que garanticen el pleno ejercicio del derecho a la educación que tienen sus niñas, niños y jóvenes.

Es imperativo, se apunta, garantizar el Estado de Derecho y el ejercicio de la política como espacio privilegiado de diálogo, entendimiento y respeto irrestricto a los principios democráticos de gobierno.

Finalmente consideraron indispensable que se ratifique y garantice el compromiso de ofrecer una educación pública de calidad que esté al servicio del pueblo de Oaxaca, en especial de sus educandos.