Sociedad

Sismo deja 530 casas dañadas en Guerrero

Autoridades estatales hicieron el sábado una gira de supervisión de los daños causados por el sismo de 7.2 de ayer en la región de la Costa Grande, informó el vocero del ejecutivo estatal, José Villanueva Manzanarez.
Associated Press
19 abril 2014 16:57 Última actualización 19 abril 2014 16:57
Chilpancingo

Bardas caídas, daños en edificios públicos y pánico entre la gente, fue lo que dejó como saldo el temblor de 7.2 grados en Chilpancingo, Guerrero. (Cuartoscuro)

ACAPULCO.- Aunque hasta el momento no se han reportado pérdidas humanas como consecuencia del sismo de magnitud 7.2 del viernes, más de 530 viviendas quedaron dañadas en diferentes puntos de Guerrero, estado en cuyo territorio se localizó el epicentro, de acuerdo con las últimas evaluaciones realizadas por personal de Protección Civil estatal.

El secretario general de Gobierno del estado, Jesús Martínez Garnelo, y el secretario de Desarrollo Agrario y Territorial, Jorge Carlos Ramírez Marín, hicieron el sábado una gira de supervisión de daños causados por el sismo en la región de Costa Grande, la más afectada por el terremoto, informó el vocero del ejecutivo estatal, José Villanueva Manzanarez.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) calculó inicialmente que el sismo tuvo una magnitud de 7.5, pero después la ajustó a 7.2. El epicentro se ubicó 36 kilómetros (22 millas) al noroeste del poblado de Tecpan de Galeana a una profundidad de 24 kilómetros (15 millas). El USGS agregó que el temblor ocurrió aproximadamente a las 9:30 de la mañana del viernes (1430 GMT).

Los municipios donde el sismo provocó mayor afectación son Tecpan, Petatlán y Zihuatanejo, pero también hubo daños menores en Atoyac, Coyuca de Benítez, San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso y Chilpancingo, áreas a las que se está dando una atención especial, precisó el funcionario.

Villanueva Manzanarez dijo que las autoridades esperan que se reporten nuevas afectaciones, particularmente en la zona rural del estado, donde la mayoría de las viviendas cuentan con una estructura rústica.

El terremoto se sintió en por lo menos media docena de estados de México y la capital del país, donde se derrumbaron varios muros y dejó rajaduras en algunas fachadas. En algunas partes de la ciudad las aceras estaban cubiertas de escombros.

El USGS indicó que la Brecha de Guerrero tiene el potencial de generar un sismo de magnitud 8.4, mucho más fuerte que el de 8.1 que dejó 9 mil 500 muertos y devastó grandes zonas de la Ciudad de México en 1985. Ese sismo tuvo su epicentro a 400 kilómetros (250 millas) de la capital mexicana sobre el Pacífico.