Sociedad

Sedena reconoce como "delicada" la inseguridad en Tierra Caliente

A pesar de que se mantiene sellada la frontera con Michoacán para evitar el ingreso de delincuentes a Guerrero, el comandante de la novena región militar de Acapulco, Martín Cordero reconoce que el clima en la zona es tenso.
Enrique Villagómez/Corresponsal
05 mayo 2014 20:0 Última actualización 05 mayo 2014 20:0
Ayuda militar a damnificados. (Corresponsales/Archivo)

Desastres naturales

ACAPULCO.- El comandante de la novena región militar con sede en este puerto, Martín Cordero Luqueño, reconoció como “delicada” la situación de inseguridad que prevalece en la región de la Tierra Caliente y zona norte de Guerrero, pero rechazó que las fuerzas militares hayan sido rebasadas operativamente por el crimen organizado.

Entrevistado al término de la ceremonia donde juraron a la Bandera 800 jóvenes conscriptos del Servicio Militar clase 95, el general de división diplomado de Estado Mayor, Martín Cordero Luqueño, aseguró que las fuerzas castrenses mantienen sellada la frontera con el vecino estado de Michoacán, para impedir la propagación del crimen organizado hacia tierras guerrerenses.

De igual forma, descalificó el reciente informe que presentó la Comisión Nacional de Derechos Humanos que señala que en lo que va del 2014, el Ejército encabeza el número de quejas ante esa instancia por incurrir en violaciones a las garantías individuales.

Aquí no tenemos ese tipo de denuncias ni de quejas contra derechos humanos, pero aun así no lo debemos permitir y en caso de que se presente alguna de ellas, vamos a proceder como se debe”, señaló el jefe castrense.

Sobre el aseguramiento que realizaron al armamento que utiliza la policía municipal de Acapulco, la cual se mantiene en paro laboral desde hace 18 días, el comandante de la novena región militar afirmó que “se trató de un procedimiento normal que se realiza cada año en cada uno de los estados”, y confirmó que no se detectó ninguna irregularidad durante la revisión de dicho armamento, el cual seguirá bajo resguardo militar.

“Fue una revisión de rutina y lo que pudimos comprobar es que no faltó ninguna arma de las que tiene registrada la policía municipal de Acapulco”, comentó.

Finalmente, el jefe castrense dijo que las fuerzas armadas se encuentran preparadas para activar el Plan de Emergencia D-N-III, en caso de que se requiera durante la próxima temporada de lluvias que esta por arrancar.