Sociedad

Secuestrado escapa de sus captores en Edomex

Nicolás Gutiérrez, ejecutivo de la constructora Homex, logró fugarse de sus captores que lo mantenían desde el pasado 29 de septiembre secuestrado en una casa de seguridad en el municipio de Valle de Chalco en el Estado de México. 
Eulalio Reyes / corresponsal
03 octubre 2014 18:41 Última actualización 03 octubre 2014 18:41
Agentes de la Policía Ministerial de Guerrero continúan con el operativo para dar con el paradero de los normalistas desaparecidos que fueron agredidos el pasado 26 de Septiembre en éste municipio. (Cuartoscuro)

Agentes de la Policía Ministerial de Guerrero continúan con el operativo para dar con el paradero de los normalistas desaparecidos que fueron agredidos el pasado 26 de Septiembre en éste municipio. (Cuartoscuro)

VALLE DE CHALCO.- El empresario Julián de Nicolás Gutiérrez, de 43 años de edad, quien el pasado 29 de septiembre fue secuestrado de sus oficinas ubicadas en la Ciudad de México, logró fugarse a las cuatro de la mañana de hoy, de una casa de seguridad en el municipio de Valle de Chalco en el Estado de México.

Tras escapar, Nicolás Gutiérrez, originario del estado de Sinaloa y ejecutivo de la constructora Homex, pidió auxilio a policías estatales y municipales, quienes lo pusieron a salvo e implementaron un operativo para detener a sus secuestradores.

En la vivienda ubicada en la avenida Cuauhtémoc, entre la calle Norte 12 y Poniente 12, de la colonia María Isabel, los uniformados lograron detener a Florencia Jovita Herrera Ramos, de 49 años de edad; Alejandra Graciela Sánchez Tapia, de 50 años; Ismael Hernández Feliciano, de 24; Manuel López Rosas, de 46; Lorenzo Marcelino Carrisosa, de 18; Oscar Jaime Miranda Villalpando, de 25 y al menor Marian Alexander, de 12 años de edad.

Tras ser secuestrado por un comando de al menos 10 personas fuertemente armadas, que lo sustrajeron de sus oficinas, sus captores exigían a sus familiares un rescate de cinco millones de pesos.

Los detenidos fueron trasladados en primera instancia a la Fiscalía de Secuestros en el municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, y posteriormente a las oficinas centrales de la Procuraduría General de la República (PGR) en la Ciudad de México.