Sociedad

San Juanico, pese a la tragedia, continúa amenazado por gaseras

503 muertos fue el saldo de aquella explosión de tanques almacenadores de gas LP ocurrida el 19 de noviembre de 1984. Según vecinos, muchos fueron enterrados en fosas comunes.
Eulalio Reyes/ corresponsal
18 noviembre 2014 21:7 Última actualización 19 noviembre 2014 5:0
San Juanico. (Cuartoscuro)

San Juanico, a 30 años de la tragedia, el miedo persiste. (Cuartoscuro)

TLALNEPANTLA.- A 30 años de la explosión de enormes tanques almacenadores de gas, que cobraron la vida de más de 500 personas, el pueblo de San Juan Ixhuatepec, ubicado en la zona oriente del municipio de Tlalnepantla, y a sólo un par de kilómetros donde inicia la zona norte de la Ciudad México, no ha cambiado mucho, a excepción del gran número de viviendas y comercios construidos durante tres décadas, y el incesante tráfico vehicular que desborda sus dos principales avenidas.

La gente no se siente más segura que hace tres décadas, las seis gaseras que operan en el llamado Polígono de Seguridad, al igual que la Terminal de Almacenamiento y Distribución Satélite Norte de Petróleos Mexicanos (Pemex), son para ellos una bomba de tiempo en cualquier momento puede provocar otra tragedia.

Según cifras oficiales, el llamado “Sanjuanicazo”, ocurrido el 19 de noviembre de 1984, provocó 503 muertos y entre 2 mil a 4 mil heridos, que según versiones de vecinos y sobrevivientes, muchos fueron enterrados en fosas comunes que el gobierno hizo en lo que se convertiría el parque Hidalgo, también renombrado como el de “Los Muertos”, con el fin de ocultar el gran número de decesos.

En ese sitio, vecinos y sobrevivientes realizarán hoy una manifestación pública para denunciar las precarias medidas de seguridad que guarda el Polígono de Seguridad, así como la falta de vías confiables para abandonar la zona en caso de otro siniestro.

Además tendrá lugar una misa en la que recordarán a las víctimas.
Por otra parte, la organización “Ciudad Posible” realizará una jornada de reflexión y análisis sobre los riesgos latentes en la zona con una óptica de protección civil, movilidad y respeto al medio ambiente.

Aunque los gobiernos locales han afirmado que las medidas de seguridad son estrictas para las empresas y comercios que ahí operan, tan sólo la Terminal de Almacenamiento y Distribución Satélite Norte, cuenta con una capacidad para contener 80 mil 680 barriles de gasolina magna y 55 mil de diesel.

También en esa zona opera una planta procesadora de químicos, una empresa de petroderivados y una alcoholera, y aún así el actual gobierno municipal y el pasado permitieron la construcción de fraccionamientos habitacionales.