Sociedad

Riesgos y bajos sueldos, el pan de cada día de los albañiles

El día de hoy es una fecha importante para todos aquellos que se dedican a la construcción, pues el 3 de mayo quedó marcado en el calendario como la celebración de la Santa Cruz, celebrada por los trabajadores de la “cuchara grande”.
Notimex
03 mayo 2014 12:47 Última actualización 03 mayo 2014 12:50
Etiquetas
Albañil. (Cuartoscuro/Archivo)

El salario de un albañil va desde los mil 800 a los dos mil pesos, y los riesgos que se corren son muchos. (Cuartoscuro/Archivo)

MONTERREY.- Aunque sus tareas son de alto riesgo, los constructores siguen siendo criticados, por dedicarse al oficio de la albañilería, pues es una ocupación que no les permite desarrollarse plenamente en el contexto laboral.

El día de hoy es una fecha importante para todos aquellos que se dedican a la construcción, pues el 3 de mayo quedó marcado en el calendario como la celebración de la Santa Cruz, celebrada por los trabajadores de la “cuchara grande”.

Se les ve en obras de construcción como: carreteras, puentes, casas u otras edificaciones, pero lo que realmente no se ve es el esfuerzo y el riesgo que día a día viven estos hombres, que cumplen con su trabajo bajo los rayos del sol, la lluvia, el viento y el frío.

Todo por un salario mínimo que aseguran, no alcanza para cubrir todas las necesidades de una familia.

Efraín Quintero, de 41 años de edad, actualmente labora en la construcción de un paso a desnivel, el cual dice se pueden tardar hasta dos años.

Asimismo, comentó que el sueldo que un albañil gana por su trabajo es muy poco, ya que cada vez las necesidades básicas van en aumento y no se completa.

“Soy albañil, porque no cuento con estudios, y porque hay veces que se gana más que en una empresa, -claro-, cuando sabes hacer y vender muy bien tu trabajo, además de las labores que desempeñes en la obra”, refirió.

El salario de un albañil va desde los mil 800 a los dos mil pesos, y los riesgos que se corren son muchos, ya que los trabajos pueden realizarse en lugares elevados.

“La jornada es pesada, en tiempo de calor, pero cuando te ponen a trabajar en las alturas es más complicado, siempre procuramos tener a la mano los arneses y las cuerdas de vida”, aseguró.

Efraín y sus compañeros exigen que su trabajo sea bien remunerado, y de igual manera, se les brinde un seguro en caso de accidentes.

La celebración de la Santa Cruz inicia con la colocación de una cruz, adornada con flores y papel, en una parte alta y visible de la construcción, para continuar con una fiesta donde hay comida típica de la región, cerveza, tequila, mezcal, entre otros.

La festividad en Monterrey comienza con la carne asada, muy tradicional en la región noreste, además de la cerveza y baile que no pueden faltar, así es como los “maistros”, -como se les suele decir-, festejan este día, olvidándose de su pesado trabajo.