Sociedad

Retroceso, si se aprueba legislación para control de tabaco: ONGs

Los organismos adivirtieron que el dictamen aprobado el 8 de octubre del 2014 por la Comisión de Comercio y Fomento Industrial del Senado, para reformar la Ley General para el Control del Tabaco, no cumple con las directrices para la aplicación del Convenio Marco para el Control del Tabaco.
Rosalía Servín
02 diciembre 2014 11:56 Última actualización 02 diciembre 2014 12:54
Espacios para fumar

Los organismos denunciaron el 'cabildeo' de las tabacaleras que "algunos legisladores no asocian ya su consumo con el cáncer".  (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Especialistas y representantes de organizaciones civiles advirtieron del riesgo en el que se encuentra México al retroceder en materia de control de tabaco y "que todo lo ganado hasta ahora se pierda", si el dictamen que discutirá este martes en la Comisión de Salud del Senado, se aprueba.

Aunque la Ley General para el Control del Tabaco, representó un gran avance en la salud pública en México, tiene ciertas limitaciones y puntos débiles de las que ahora la industria tabacalera se está aprovechando para ganar terreno.

Según refirieron ONG's, el dictamen aprobado el 8 de octubre del 2014 por la Comisión de Comercio y Fomento Industrial del Senado, para reformar dicha Ley, no cumple con las directrices para la aplicación del Convenio Marco para el Control del Tabaco ratificado por el país.

"Las enmiendas adoptadas por esta comisión, a la iniciativa presentada por la presidenta de la Comisión de Salud, Maki Esther Ortiz Domínguez, para fortalecer las leyes de control de tabaco y conseguir que México cumpliera con el compromiso legal asumido, no permiten alcanzar  dichos objetivos", señaló Erick Antonio Ochoa, director de iniciativas para el control del tabaco de la Fundación Interamericana del Corazón México.

Nos parece, abundó, que el dictamen propuesto y que será votado este martes, compromete la salud de los mexicanos al postergar en dos años el poder gozar de espacios libres de humo de tabaco, además presenta una restricción fragmentada de la publicidad y no plantea aumentos de tamaño en las advertencias con pictogramas de las cajetillas, como se planteaba originalmente por la senadora Ortiz.

"Lo más grave es que a industria ha hecho un cabildeo tan intenso, que algunos legisladores no asocian ya su consumo con el cáncer, lo cual resulta muy grave", indicó al añadir que hay "intentonas" de legisladores por regresar la ley mediante reservas, de modo que pueda haber espacios reservados para fumadores e incluso establecimientos totalmente destinados para fumadores.

En ello coincidió Juan Zinser Sierra, presidente del Consejo Mexicano Contra el Tabaquismo, para quien resulta preocupante que en un país donde se dieron pasos positivos, se tenga el riesgo de echar todo para atrás.

"Lo que se ha avanzado ha sido bueno, no suficiente, pero preocupa ver que se puede pensar en echar leyes bien fundamentadas para atrás y postergar su aplicación con absurdos (como el de esperar dos años). El retroceso puede ser peor a no haber logrado nada", aseguró.

Destacó que sin el apoyo de los legisladores, el control de tabaco no se logrará, pues las leyes son el elemento indispensable para avanzar.

"La adicción es tan fuerte, al igual que el arraigo, que la única forma de disciplinar esto es con leyes, pues con buena voluntad no es suficiente", advirtió el especialista al pedir a los legisladores "no flaquear" en su labor de velar por la salud de la población y con ella por la economía del país.

Al respecto María Elena Maza, representante de la organización American Cancer Society, consideró que México tiene sólidos historiales de liderazgo en este tema.

"Estamos ante una ventana de oportunidad limitada para prevenir un retroceso del país, alejándose de buenas políticas con evidencia. Exhortamos a los legisladores a considerar, si no la salud de la población, sí la salud de la economía que está relacionada con la salud de los mexicanos", señaló al recordar que se tiene un compromiso moral al tener millones de vidas en riesgo.

Recordó que el 79 por ciento de las muertes pulmonares se deben al uso del tabaco y como tal son prevenibles.

"Debemos implementar buenas políticas para prevenir enfermedades que van más allá del cáncer pulmón, pues es el principal factor de riesgo para otros tipos de cáncer y enfermedades no transmisibles", enfatizó.