Sociedad

Reforma Energética objeta metas para frenar cambio climático:PNUMA

El organismo de Naciones Unidas para el Medio Ambiente señaló que la reforma intensifica la explotación de combustibles fósiles, aunque compromiso de México es contar con 30% de energía limpia para 2024 y 50% menos de gases efecto invernadero para 2050.
Miriam de Regil/Enviada
14 marzo 2014 14:38 Última actualización 14 marzo 2014 14:41
[Bloomberg] Un derrame de petróleo de la compañía ocasionó un impacto ambiental de "altísima gravedad". 

Una estrategia a corto plazo, puede evitar que México emita más combustibles fósiles. (Archivo/Bloomberg)

LOS CABOS. La reforma energética puede llegar a ser contradictoria con los objetivos del combate al calentamiento global, advirtió Achim Steiner director del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Durante el último día de trabajos del XIX Foro de Ministros de Medio Ambiente que se desarrolla en Los Cabos, Baja California, el funcionario internacional señaló la reforma energética si objeta, “de alguna manera” las metas que existen para frenar el calentamiento global, pues ésta apuesta a intensificar la explotación de combustibles fósiles.

Sin embargo, explicó, va en dirección diferente. “Sería fácil decir que hay una contradicción pero cuando ves la política energética, lo primero que salta a mi vista, en términos de los compromisos de México, es el compromiso de trabajar en objetivos claros en términos de energía: 30 por ciento de energía limpia para 2024, 50 por ciento menos gases de efecto invernadero para 2050”.

En cuanto a estrategias a corto plazo como el gas shale, destacó, “puede evitar que México emita más combustibles fósiles. Los países con reservas de este tipo deben establecer una política de transición, de aquí a 20 años la energía renovable va a ganar por la situación económica. Hay que ver los siguientes pasos, la manera en que están cayendo los precios de ciertas tecnologías, la renovable es una inversión menos arriesgada”.

De igual manera, Steiner acotó, que las naciones que cuentan actualmente con recursos de combustibles fósiles no están en un momento como para deshacerse de ese tipo de energía, ya que antes, necesitan establecer una política de transición, pues en 20 años la energía renovable va a ganar terreno.

La energía renovable es una inversión menos arriesgada en cuanto a los asertivos del futuro y creo que México tendrá una influencia importante en la región y el mundo en este tema”.

De acuerdo con expertos la reforma energética en México promueve la competencia e inversión en el sector, lo que se traducirá en un par de años en una reducción en el precio. Asimismo, se prevé que ayude a elevar la producción de crudo en México de 2,5 millones de barriles actuales a 3,5 millones a principios de la próxima década, es decir, un aumento de 40 por ciento