Sociedad

Recibe DF donación número mil de tejidos musculoesqueléticos

Las enfermedades de este sistema representan la causa más común de incapacidad física en la Ciudad de México, destacando las afecciones articulares.
Rafael Montes
04 marzo 2014 18:37 Última actualización 04 marzo 2014 18:46
Etiquetas
Quirofano

Los injertos de tejido musculoesquelético son obtenidos de donantes fallecidos. (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. El Hospital General La Villa del gobierno de la ciudad recibió la donación número mil de tejidos musculoesqueléticos que hizo el banco de órganos Novoinjertos.

Las enfermedades del sistema muscoloesquelético representan la causa más común de incapacidad física, entre los que destacan las afecciones articulares que equivalen a más de la mitad de los padecimientos crónicos en personas de más de 65 años.

Dichas enfermedades también ocasionan malformaciones y padecimientos que afectan la locomoción, además de las lesiones causadas por accidentes, los cuales producen una elevada demanda de implantes de estos tejidos.

El secretario de Salud del DF, Armando Ahued Ortega, explicó que los órganos de los pacientes que fallecen en los Hospitales Generales de La Villa, Balbuena y Xoco, son donados al banco de Novoinjertos para su procesamiento y posterior uso.

Los injertos de tejido musculoesquelético, al ser obtenidos de donantes fallecidos, deben ser sometidos a una serie de procesos con el fin de evitar reacciones inmunológicas o la contaminación cruzada, debido a cualquier enfermedad alojada en el tejido a implantar, por lo que Novoinjertos cuenta con infraestructura y equipo de última generación, operado por personal especializado.

Como parte de un convenio de colaboración con el banco de tejidos Novoinjertos, suscrito desde hace cuatro años, este banco ha apoyado a la Sedesa con 245 insumos como chips, tendones y matriz ósea desmineralizada, que han sido utilizados para beneficiar a pacientes en hospitales públicos de la capital.

El director de Novoinjertos, José Raúl Flores Fletes, detalló que el banco de tejidos musculoesqueléticos cuenta con estándares de calidad a nivel mundial, pues su almacenamiento, procesamiento y distribución dispone de áreas diferenciadas; cabinas de flujo laminar, congeladores eléctricos menores a 80 grados centígrados; tanques de nitrógeno líquido, sistemas de centralización de alarmas y medidas de protección.

Además, se realizan controles de calidad sobre cada tejido procesado, apegado a la normatividad sanitaria correspondiente, como citometría, inmunohematología, cultivos microbiológicos, anatomía patológica, entre otros.