Sociedad

PRI expulsa a regidora de Guadalajara

Elisa Ayón Hernández, mejor conocida como "Lady Panteones”, dejó de pertenecer al partido tricolor después de que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria acreditó que incurrió en actos de corrupción y falta de probidad.
Gabriela Chávez / Corresponsal
05 mayo 2014 18:34 Última actualización 05 mayo 2014 19:19
Regidora Guadalajara. (Cuartoscuro)

Hace tiempo, el congreso estatal determinó destituirla del cargo de regidora y la inhabilitó por 10 años para ejercer cargos públicos. (Cuartoscuro/Archivo)

GUADALAJARA.- La adquisición de casas por un valor superior a sus ingresos fue una de las causales que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) consideró “fundadas” para decidir finalmente la expulsión de la regidora de Guadalajara, Elisa Ayón Hernández.

Entre las denuncias en su contra, la regidora enfrentaba acusaciones de abuso de autoridad por ostentarse ante empleados del aérea de panteones del Ayuntamiento de Guadalajara como su jefa y exigirles dádivas para mantenerlos en su puesto.

También se le acusó de enriquecimiento inexplicable pues del 2011 al 2013 reportó, mediante sus declaraciones patrimoniales, la posesión de diversos inmuebles por poco más de seis millones 632 mil pesos, mientras sus ingresos en dicho periodo habían sido de aproximadamente tres millones 764 mil.

La funcionaria priista conocida como “Lady Panteones” dejó de pertenecer a este instituto político, confirmó el dirigente estatal del tricolor, Hugo Contreras Zepeda quien destacó que tal decisión deja plena constancia de la cero tolerancia a funcionarios “de nuestro instituto político o de cualquier otro, que abusen de su poder”, indicó.

De acuerdo con el dictamen, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria acreditó después de casi seis meses, que Ayón incurrió en actos de corrupción y falta de probidad, por diversas irregularidades analizadas en el juicio político en su contra por parte del Congreso de Jalisco.

Ya la cámara de diputados local, erigida en jurado de procedencia, había determinado destituir a Ayón del cargo de regidora e inhabilitarla por 10 años para ejercer empleos, cargos o comisiones en el servicio público.