Sociedad

Prestar atención a factor que genera violencia en Guerrero, piden obispos 

En el marco del Vigésimo Segundo Encuentro Nacional Pastoral de Comunicación, los obispos de Acapulco, Chilpancingo – Chilapa, Tlapa y Altamirano, pidieron se incrementen las acciones de búsqueda de los 43 normalistas.
Enrique Villagómez/Corresponsal
16 octubre 2014 11:8 Última actualización 16 octubre 2014 11:9
Nave principal de la Catedral Metropolitana. (Cuartoscuro/Archivo)

Monumentos históricos

ACAPULCO. Obispos de la Iglesia católica compararon los índices de violencia que vive Guerrero con el mismo infierno, por lo que exhortaron a las autoridades de los tres niveles de gobierno para que presten mayor atención al factor político que genera esa situación.

“La cifra es espantosa por los más de 12 mil homicidios dolosos que se han registrado desde el año 2007 a la fecha. Esto nos hace pensar que el caso de Iguala es una muestra más de lo que ha sido nuestra vida cotidiana en los últimos años”, puntualizó monseñor Carlos Garfías Merlos, obispo de la diócesis en Acapulco.

En este destino de playa se lleva a cabo el Vigésimo Segundo Encuentro Nacional Pastoral de Comunicación, donde asisten representantes de la Iglesia Católica provenientes de toda la República mexicana, los cuales a través de un comunicado se pronunciaron porque se incrementen las acciones de búsqueda para localizar a los 43 jóvenes desaparecidos en Iguala.

El documento señala también que anualmente hay miles de víctimas por secuestros, desapariciones forzadas, extorsiones, amenazas y desplazamientos forzados, los cuales forman parte de las expresiones más comunes de violencia que padecen los ciudadanos mexicanos, según las encuestas de opinión.

En breve entrevista, los cuatro obispos de Guerrero, Carlos Garfías Merlos (Acapulco), Alejo Zavala Castro (Chilpancingo-Chilapa), Dagoberto Sosa Arriaga (Tlapa) y Maximino Martínez Miranda (Altamirano), coincidieron en señalar que lo sucedido en Iguala “es un caso tan doloroso que hace pensar en la necesidad de que se ponga más atención en el factor político que genera esa violencia”.

Afirmaron que las autoridades responsables de brindar seguridad y bienestar a la población necesitan actuar más a favor del interés público, dejando de lado el interés político o partidista, y hacer un mayor esfuerzo en el saneamiento de las instituciones públicas que estén afectadas por el cáncer del crimen organizado.

Los representantes de la Iglesia Católica lamentaron también que hayan sido los elementos de la policía municipal de Iguala, quienes participaron en el secuestro y entrega de los 43 estudiantes normalistas a integrantes del crimen organizado, por lo que se dijeron ampliamente dispuestos para brindar todo el apoyo moral a las víctimas y sus familiares de estos lamentables hechos.

“En circunstancias como las actuales, repletas de rabia e inconformidad, los ánimos se exacerban, pero la violencia no resuelva nada pues solo complica las soluciones”, señaló Alejo Zavala Castro obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa, en referencia a los recientes destrozos causados al Palacio de Gobierno y al Congreso en la capital de Guerrero.

Finalmente expresaron que si el alcalde de Iguala José Luis Abarca Velázquez, se acerca a la iglesia para buscar el sacramento de la contrición (confesión), “lo vamos a hacer y le vamos a dar la respuesta y el acompañamiento que la iglesia le puede dar a un penitente que se acerca arrepentido para pedir la reconciliación”, expresó monseñor Garfías Merlos.