Sociedad

Piden replantear proyecto de tren México-Toluca; advierten de un estadillo social

De acuerdo con personas en contra de la construcción del viaducto elevado para el paso del tren México-Toluca, realizar esta acción representa la afectación de la avenida Vasco de Quiroga, calificada como el corazón del pueblo de Santa Fe, por lo que advirtieron que podría llevar a un estallido social.
Rafael Montes
10 diciembre 2014 16:6 Última actualización 10 diciembre 2014 16:6
Tren. (Cuartoscuro/Archivo)

Transporte público

Opositores a la construcción del viaducto elevado para el paso del tren México-Toluca sobre la avenida Vasco de Quiroga, en el pueblo de Santa Fe, exigieron a los gobiernos local y federal cambiar la ruta del proyecto, no construir el tercer piso que será una autopista urbana y presentar los estudios técnicos que justifican la necesidad de construir el tren por esa vialidad, que es estrecha.

Además, advirtieron del estallamiento de un grave conflicto social si se insiste en construir por esa avenida, que es el corazón del pueblo de Santa Fe y 33 colonias aledañas, que concentran a unos cien mil habitantes.

Lorena Álvarez, directora de la Casa Meneses de la Universidad Iberoamericana, explicó que el gobierno puede desencadenar un conflicto social en la zona del pueblo de Santa Fe, pues el arraigo cultural e histórico puede llevar a los habitantes a encabezar una férrea oposición al proyecto por la larga lista de derechos que se violan.

Al participar en un foro sobre el tema, en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, advirtió que durante el periodo de construcción del viaducto elevado, al menos 14 colonias podrían quedar desconectadas de las pocas vialidades que existen en la región, así como de servicios básicos de luz y recolección de basura, principalmente.

La investigadora reclamó que se trace el paso de la vía por esa zona que es considerada desde 1998 como Área de Conservación Patrimonial de la Ciudad de México.

Álvarez dijo que la avenida Vasco de Quiroga es el eje central del espacio público del pueblo de Santa Fe y sus colonias aledañas, al ser la que concentra la actividad pública, comercial y social de la zona.

“Es el corazón vital de las colonias, no es cualquier calle, es el corazón de la vida de Santa Fe, por ahí pasa la virgen en sus festividades, por ahí se hace el viacrucis en Semana Santa, por ahí caminan los niños el 2 de noviembre para pedir ‘calaverita’. Esto es un atentado, un golpe a la esperanza de los negocios familiares que con mucho esfuerzo se han construido sobre la avenida”, dijo la investigadora de la Universidad Iberoamericana.

Enlistó la lista de problemas que se han sumado con la intención de construir el tren por la avenida Vasco de Quiroga: no hay un beneficio local para los habitantes del pueblo de Santa Fe; sería un nuevo costo que deberán pagar después de que hace 30 años nadie les pagó las expropiaciones para construir la zona rica de Santa Fe; se afectaría la economía y el tejido social, así como el suministro de agua y luz; el peso afectaría a las viviendas construidas sobre minas; se restringirá la movilidad y la seguridad y se perderá el acceso a la luz natural.

La diputada local Laura Ballesteros, promotora de la recién aprobada Ley de Movilidad del DF, acusó que la planeación y construcción del tercer piso del viaducto elevado como autopista urbana viola las disposiciones de dicha legislación, pues ésta establece que todos los proyectos de movilidad en la ciudad deben priorizar primero al peatón y al transporte público y la vía elevada de cuota no cumple con eso, pues prioriza al automóvil.

Además, dijo que la construcción de una vía para autos significaría el suicidio del proyecto del Tren Interurbano México-Toluca, pues no habría incentivo para que los automovilistas dejen el auto y se suban al tren.

“¿Cuál sería el incentivo si tienen un tercer piso para llegar en coche? Es un sinsentido. Van a matar al proyecto, es darle un tiro de gracia”, dijo la legisladora.

Ballesteros pidió que las autoridades responsables del proyecto cambien la ruta para que no pase por Vasco de Quiroga y además llegue a las estaciones Chapultepec o Tacubaya del Metro y no a Observatorio.

Además, pidió que se detenga la construcción del tercer piso para autos y que la Secretaría de Obras del DF, encabezada por Alfredo Hernández García, presente los documentos técnicos en los que se justifica la viabilidad y necesidad de trazar por esa vialidad el paso del tren rápido, tal como le respondió a la Comisión de Derechos Humanos del DF, la cual pidió que se detenga la obra y se den garantías de respeto a los derechos humanos de los vecinos de la zona.