Sociedad

Pide UNAM derogar figura del arraigo

El académico y exombudsman del DF, Luis de la Barreda Solórzano, afirma que se trata de una figura que trasgrede los derechos humanos y que calificó como grave e inadmisible.
Sandra Marina
16 junio 2014 21:42 Última actualización 17 junio 2014 5:0
Operativo policías Chalco Edomex CUARTOSCURO

Pese a las críticas, la figura del arraigo es común en nuestro país. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. El Programa Universitario de Derechos Humanos de la UNAM, a cargo de Luis de la Barreda Solórzano, urgió al Congreso de la Unión a derogar la figura del arraigo, particularmente el que es “ad infinitum”, y sin restricciones, en el Código Nacional de Procedimientos Penales que entrará en vigor plenamente en 2016 para el establecimiento del sistema penal acusatorio en el país.

El exombudsman del Distrito Federal consideró como “bueno” que por primera vez en la historia de México exista un Procedimiento Penal único tanto en el fuero federal como en el común.

Alertó que el nuevo Código tiene defectos “que no se pueden soslayar”; además de una redacción muy deficiente, “lo que es vital en materia jurídica, sobre todo en la penal”, ya que hay una serie de disposiciones que son contrarias a los Derechos Humanos, entre los que se encuentra el arraigo, “figura particularmente violatoria de esos derechos, grave e inadmisible”.

En conferencia, explicó que en el nuevo Código no se menciona la figura del arraigo, pero un artículo transitorio dice que las disposiciones contrarias al Código quedan derogadas salvo las del fuero militar y las de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada.

“Si esas normas quedan en vigor, el arraigo previsto para algunos casos de la delincuencia organizada seguirán vigentes… donde el arraigo es de 40 días, pero se puede duplicar a 80.

“Es gravoso y arbitrario que una persona esté detenida por este tiempo sin que todavía existan elementos para iniciarle un proceso… En 80 días se puede destruir a una persona, ya sea anímica y profesionalmente, su buen nombre, relaciones sentimentales, etcétera”.

Eso es contrario a un procedimiento penal democrático; primero se investiga y luego se detiene, dijo.