Sociedad

PGJDF contará con manual para manejo de droga asegurada

La procuraduría capitalina publicó este miércoles en la gaceta, el Manual operativo para la recepción, ingreso, guarda, custodia y destino final de narcóticos que permitirá regular el procedimiento que deberá seguir la droga que haya sido asegurada, mientras la autoridad competente determina su destino final.
Notimex
16 julio 2014 9:14 Última actualización 16 julio 2014 9:15
[Cuartoscuro] La Policía Nacional informó que la droga tenía como presunto destino al cártel de Sinaloa. 

[Cuartoscuro] La Policía Nacional informó que la droga tenía como presunto destino al cártel de Sinaloa.

CIUDAD DE MÉXICO. La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) difundió el Manual Operativo para la recepción, ingreso, guarda, custodia y destino final de narcóticos.

Con ello se busca regular los procedimientos de manejo, en tanto la autoridad competente determine el destino final del estupefaciente asegurado por el Ministerio Publico.

De esta forma, la Jefatura de Unidad Departamental de Control de Depósito de Valores y Armas de la PGJDF, recibe el narcótico y la documentación de remisión para la guarda y custodia en la Bóveda.

La Dirección Ejecutiva de Administración de Bienes Asegurados (DEABA) deberá implementar las acciones necesarias que garanticen la conservación y seguridad de los narcóticos, estableciendo por un lado las condiciones climáticas idóneas, y por el otro, colocando cámaras de video y audio permanentes.

El acceso a la Bóveda será restringido y sólo podrá ingresar el encargado de la misma y bajo su más estricta responsabilidad, los servidores públicos legalmente acreditados que tengan la disposición jurídica del narcótico de que trate.

Esto con el fin de realizar las diligencias ministeriales o judiciales que correspondan y cuya actuación quedará debidamente registrada en los controles que se establezcan en el recinto para tal fin.

El acuerdo publicado en la Gaceta Oficial precisa que el personal adscrito a la DEABA, por ningún motivo deberá proporcionar información a particulares respecto de los estupefacientes asegurados que se encuentren bajo su resguardo.

El Agente del Ministerio Público o la Autoridad Judicial, en su caso, resolverá sobre el destino legal de la droga asegurada, cuando ya no sea necesaria para fines de investigación o del proceso, ordenando su destrucción.