Sociedad

Peña y Abe cargan energía positiva en la Pirámide del Sol

Los mandatarios visitaron el Palacio de Quetzalpapalotl, después caminaron por la Calzada de los Muertos hasta llegar a la Pirámide del Sol, donde se tomaron la foto oficial.
Eduardo Ortega / enviado
26 julio 2014 12:16 Última actualización 26 julio 2014 16:32
Enrique Peña Niego y Shinzo Abe,

Enrique Peña Nieto y Shinzo Abe, junto con sus esposas, en Teotihuacán. (Foto Eduardo Ortega)

TEOTIHUACÁN.- Bajo el intenso sol de mediodía, el presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo japonés Shinzo Abe alcanzaron la cima de 64 metros de altura de la Pirámide del Sol en Teotihuacán.

De acuerdo con el mandatario mexicano, tras su arribo aparecieron un puñado de mariposas, lo cual -celebró- es de buena suerte. Dijo que se guardó el deseo que pidió porque de lo contrario no se cumple.

Los mandatarios, con buena condición física ambos, tardaron 10 minutos en escalar los más de 190 escalones de la monumental construcción prehispánica.



Sin embargo, la esposa del premier nipón, Akie Abe, se vio mejor que los dos, ya que llegó mucho antes a la cima que ellos; ante ellos, la comitiva japonesa se mostró sorprendida, porque la señora Abe rompió el protocolo al ir adelante no sólo de su esposo, sino sobre todo del presidente anfitrión.

En tanto, la Gaviota, como se conoce a la actriz Angélica Rivera, la cónyuge del mandatario mexicano, miraba expectante desde la base de la edificación, ya que no quiso subir.

El presidente Peña relató que el premier japonés estuvo muy contento a la cima.

"Hay la historia de un canciller (japonés) que vino y que subió (a la Pirámide del Sol) y después fue primer ministro; algún otro, vino y no subió, y no llegó a ser primer ministro".

Alejado de esa superstición, el invitado Shinzo Abe, quien sin duda disfrutó del paisaje y la experiencia, subió sin ninguna preocupación, porque ya es primer ministro.

"Yo espero que el comercio, la cooperación y colaboración con Japón se incremente en los próximos años", aseveró el mexiquense al final del recorrido.

-¿Algún problema con la señora Rivera de Peña para no subir? -se le cuestionó al mandatario.

-No. Ella de tiempo atrás tiene lastimada la rodilla y prefirió mejor quedarse aquí abajo. Pero pregúntale a ella, pregúntale a ella... No tiene ningún problema, pero pregúntale a ella. Amor, que por qué no subiste. Por qué te rajaste -dijo Peña Nieto.

-Me operaron de un pie -explicó la primera dama- hace un año o un poquito más y la verdad es que todavía no puedo doblarlo, el dedo, donde tengo la cicatriz, pero aparte ya he subido varias veces. Le pedí a mi marido que pidiera los deseos por mí...

-Los pedí para mí mi vida - bromeó Peña Nieto.

-¿Algún bebé? -alguien soltó.

-Ya tenemos seis -reaccionó Angélica Rivera.

-Ese tema ya está cerrado -secundó el presidente.

El presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo japonés, Shinzo Abe, realizaron una visita por la zona arqueológica de Teotihuacán.

Los mandatarios iniciaron el recorrido por Teotihuacán por la plaza de la Pirámide de La Luna, donde acompañados por sus comitivas se tomaron la primera placa.

Después, visitaron el Palacio de Quetzalpapalotl, caminaron la Calzada de los Muertos hasta llegar a la Pirámide del Sol, donde se tomaron la foto oficial.