Sociedad

Paro de policías en Acapulco

Con un puerto casi al cien por ciento de ocupación hotelera, más de mil elementos de Seguridad Pública suspendieron sus actividades en demanda de mejores condiciones de trabajo; el alcalde asegura que el municipio no se queda desprotegido.
Enrique Villagómez/Corresponsal
18 abril 2014 12:49 Última actualización 18 abril 2014 12:49
paro policías Acapulco (Enrique Villagómez)

Los mil 200 elementos que conforman la Secretaria de Seguridad Pública de Acapulco iniciaron un paro laboral. (Enrique Villagómez)

ACAPULCO. En plena temporada vacacional de Semana Santa, alrededor de mil 200 elementos de las diferentes corporaciones policiacas que conforman la Secretaria de Seguridad Pública y Protección Civil (SSPyPC) en Acapulco, suspendieron actividades de forma indefinida para exigir mejores prestaciones laborales.

Desde muy temprano los elementos de la policía preventiva, turística, vial, ecológica y auxiliar, se concentraron en las inmediaciones de la Secretaria de Seguridad Pública, para exigir aumento salarial del 20 por ciento, el regreso del seguro de vida que les quitaron, Seguro Social del cien por ciento y cotizar en afores.

Inicialmente fueron unos 800 policías los que comenzaron con el paro laboral, pero a medida de que transcurrió la mañana se fueron incorporando los elementos que terminaron turno o que se encontraban en descanso o con algún permiso especial.

En un comunicado, el alcalde Luis Walton Aburto, lamentó el paro de labores de los policías municipales, sobre todo porque en estos momentos Acapulco se encuentra casi al cien por ciento de ocupación hotelera, e informó que su administración “ya atiende el problema para solucionarlo a la brevedad posible”

Aseguró que, a pesar de este movimiento, el municipio no se quedará sin seguridad pública porque se tiene la colaboración de la Policía Federal, el Éjercito Mexicano, Marina, Policía Estatal y de la Ministerial, quienes llevan a cabo labores de vigilancia y prevención, tanto en la zona turística del puerto como en el resto de la ciudad.

Los policías inconformes exigen también que el Ayuntamiento les entregue uniformes nuevos, botas, chalecos, radios de comunicación y sobre todo respeto a la jornada laboral de ocho horas y que termine el hostigamiento laboral que está aplicando el titular de la dependencia, Alfredo Álvarez Valenzuela, quien los obliga a consumir alimentos sólo en el restaurante de la corporación o les aplica arrestos laborales de hasta tres días si los sorprende comiendo en la calle.