Sociedad

Odile afectó a 410 escuelas de BCS

El huracán Odile afectó de manera notable 276 planteles educativos de Los Cabos y otros 134 de La Paz, entre ellas las instalaciones de la Universidad Autónoma de Baja California Sur.
Bertoldo Velasco / Corresponsal
23 septiembre 2014 19:36 Última actualización 23 septiembre 2014 19:36
UABCS. (El Financiero)

UABCS. (El Financiero)

LA PAZ.- Una de las instituciones educativas que más daño sufrió tras al paso el huracán Odile, fue la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), aunada a los 276 planteles escolares de Los Cabos y los 134 en La Paz, por lo que se suspendieron de manera definitiva las labores, hasta en tanto no se tenga la seguridad para los estudiantes.

Tanto el rector de la UABCS, Gustavo Cruz Chávez, como el secretario de Educación Pública, Héctor Jiménez Márquez, anunciaron la suspensión de clases en los campus universitarios de La Paz y Los Cabos y aseguraron que hasta que no se restablezcan los servicios básicos de operatividad, no se abrirán las aulas.

El funcionario estatal informó que la decisión de suspender clases se tomó en la reunión de gabinete, y se autorizaron labores educativas para el resto de los municipios de Comondú, Loreto y Mulegé, donde la contingencia no fue mayor.

Por lo que respecta a La Paz y Los Cabos, agregó, se realizan labores de limpieza, retiro de escombros y reparación de los inmuebles, y se espera la rehabilitación de los servicios de energía eléctrica como de agua potable, situaciones que afectan a cerca de 180 mil estudiantes.

El rector dijo que Odile provocó severos daños a la infraestructura y equipamiento académico de la universidad en La Paz, donde se reportan afectaciones que impiden el restablecimiento de las actividades por aspectos operativos o de seguridad.

Respecto de la máxima casa de estudios, con 5 mil estudiantes, se reporta afectación total del sistema eléctrico por desperfectos en toda la red de alta tensión. Además, se cayeron 10 postes con daño total de los sistemas y cableados subterráneos, se quedaron sin lámparas de iluminación, se dañaron las puertas de acceso, la ventanería, se dañaron todos los equipos de cómputo, mobiliario, talleres de trabajo y el museo universitario.