Sociedad

Observatorio Ciudadano del nuevo AICM demanda plan maestro de la obra

Integrantes del Observatorio Ciudadano del nuevo aeropuerto dicen que se necesita ampliar la información sobre el proyecto, ya que hasta el momento sólo se tienen escenarios caóticos a corto o largo plazo en lo que refiere a dinamismo y sustentabilidad.
Miriam de Regil/Angélica Hernández
27 noviembre 2014 13:2 Última actualización 27 noviembre 2014 14:5
Presentan plan ambiental e hídrico para el nuevo AICM

guas residuales.

CIUDAD DE MÉXICO. Organizaciones de la sociedad civil, investigadores y expertos que conforman el Observatorio Ciudadano del nuevo aeropuerto, demandan a las autoridades un plan maestro que informe y explique a detalle el proyecto donde, además, se precisen los temas de planeación urbana, conectividad y movilidad.

"Tenemos un gran riesgo y una oportunidad", advirtió Adriana Lobo directora ejecutiva del Centro de Transporte Sustentable EMBARQ México (CTS EMBARQ).

Agregó que, pese a existir visiones muy diferentes con respecto de lo que será esta obra, "finalmente lo importante es saber qué ciudad queremos para vivir, y lo que el Observatorio Ciudadano busca es mostrar que no sólo hay un escenario único y predestinado con el que tengamos que coexistir, sino que hay opciones que pueden ayudar y resolver los problemas; pues si queremos tener una ciudad donde la gente sea diferente y se mueva diferente, tenemos que planearla y ejecutarla de otra manera".

Al participar en los foros de discusión sobre el nuevo aeropuerto, la especialista en temas de movilidad urbana destacó que actualmente se tiene una gran necesidad de información pública sobre el proyecto, ya que hasta el momento sólo se tienen escenarios caóticos a corto o largo plazo en lo refiere a dinamismo y sustentabilidad.

"Es la mayor obra del sexenio, y quedan preguntas sin resolver como ¿cuál es el papel de la ciudadanía? y saber si existe o se tendrá un plan de integración urbana; nosotros estamos convencidos de que hay posibilidad de enriquecer o ampliar la visión para que realmente sintamos que el aeropuerto trae beneficios".

Sabemos, dijo, que es una obra en medio de un centro urbano vital y complicado, y no se ve todavía la integración del Distrito Federal y del Estado de México, "hay una afectación territorial fundamental sobre estas dos entidades y el plan integral de movilidad del Distrito Federal que se lanzó hace menos de un mes, por ejemplo, simplemente no tiene un aeropuerto considerado, entonces debemos tener de una planeación integral".

Por su parte Gabriel Cuadri de la Torre , ingeniero civil, economista y ambientalista, quien ha aplaudido el proyecto desde sus inicios, señaló que aún cuando el nuevo aeropuerto es utilizado principalmente por una minoría, lo cierto es que es pieza clave de la competitividad del país en una economía globalizada.

"Y los efectos que tenga van más allá, es un pivote para un desarrollo más acelerado y para la competitividad del país, por ello es un gran reto que si desarrolla bien sólo tendrá beneficios".

Necesitamos un plan maestro, acotó, que se concentre en temas de transporte y sustentabilidad, "donde queden claramente especificados los componentes de un sistema de accesibilidad, y que se privilegie el transporte colectivo, que rescate la calidad de los bienes públicos de la ciudad etc".

De acuerdo con Lobo, si se planea un aeropuerto de clase mundial, debe tener accesibilidad de clase mundial, por lo que se debe priorizar el transporte sustentable, bajo en carbono, con la adecuada inserción hacia la ciudad, y por encima de la construcción de vialidades que han privilegiado el uso del auto particular.

El actual aeropuerto, añadió, tiene un flujo registrado es de 32 millones de pasajeros al año, y aproximadamente 70 por ciento de los pasajeros arriban en auto, lo que representa 61 mil 600 viajes diarios con los consecuentes impactos en la contaminación ambiental de la zona.

De mantenerse este reparto modal, el día que se inaugure el nuevo aeropuerto, cada auto recorrerá aproximadamente 24 kilómetros más, lo que se significa 1.47 millones de kilómetros adicionales al día.

" En términos energéticos se necesitarán más de 160 mil litros de gasolina, lo que significan la generación de 150 mil toneladas de CO2 al año que tendrían impactos negativos en salud pública", concluyó.