Sociedad

Oaxaca, capital de las marchas

Las marchas, bloqueos y toma de edificios públicos es la constante en Oaxaca; no sólo la capital ha sido afectada por este fenómeno social, sino varias comunidades. Empresarios y comerciantes exigen que el gobierno de Gabino Cue los apoye ante las afectaciones por manifestaciones.
Evlin Aragón/Corresponsal
23 mayo 2014 17:31 Última actualización 24 mayo 2014 5:0
Marchas en Oaxaca

Ante la constante realización de manifestaciones, Oaxaca podría considerarse "la capital de las marchas". (Cuartoscuro)

OAXACA. Las marchas, bloqueos viales, inclusive la toma de oficinas, se han convertido, para algunas personas, en parte del folclor de la entidad oaxaqueña, pues son constantes las manifestaciones que se viven, no sólo en la capital de estado, sino en municipios como Santo Domingo Tehuantepec, Juchitán de Zaragoza, Matías Romero, Villa de Zaachila, Villa de Etla, Salina Cruz, Ejutla de Crespo, Ocotlán de Morelos, Zimatlán de Alvarez, Tlacolula de Matamoros, Loma Bonita y Tuxtepec.

Tan sólo durante el 2013 se registraron 2 mil 275 manifestaciones, de las que 297 fueron marchas, mil 387 bloqueos y 691 tomas de oficina.

De acuerdo con la Secretaria de Seguridad Pública del Estado, son seis manifestaciones diarias en la entidad oaxaqueña, ello de acuerdo con el registro que se hizo público en marzo pasado a petición de la Comisión de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de Oaxaca (COTAIPO).

Dicho registro señala que los grupos que recurren a la manifestación son la sección 22 del SNTE, Normalistas, Movimiento de Unificación y Lucha Triqui, Frente Popular Revolucionario, empleados de gobierno, rechazados de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, transportistas, mototaxistas, Antorcha Campesina y Trabajadores del IEEPO.

MANIFESTACIONES SOCIALES, PRÁCTICA COMÚN: ESPECIALISTA

De acuerdo con Marcos Leyva Madrid, representante de la asociación civil Servicios para una Educación Alternativa (EDUCA), las movilizaciones en Oaxaca han sido una práctica de las organizaciones sociales, campesinas, así como de comunidades indígenas, con la intención de evidenciar sus principales demandas y el cumplimiento de acuerdos con las autoridades respectivas, mismas que reconoció, han ido en aumento en los últimos años.

Sin embargo de acuerdo con el entrevistado, a últimas fechas es un hecho que inclusive grupos al interior de los partidos políticos se han apropiado de estas prácticas para poner en entredicho el ejercicio del gobierno actual, desvirtuando así lo que con anterioridad era avalado socialmente al representar la lucha por mejores condiciones de vida, de quienes menos tienen.

Lo anterior, según lo expuesto por el activista, con la intención de generar un panorama "a modo" para obtener beneficios particulares, especialmente en el ámbito electoral, generando el fenómeno que se vive actualmente en la entidad de movilizaciones más intensas tanto en sus manifestaciones, como en su periodicidad. Situación, dijo, inminentemente tiende a incrementarse, conforme se acerca el periodo de renovación de autoridades estatales.

Finalmente Leyva Madrid detalló que si bien la movilización social afecta en algunas ocasiones a la población en general, forma parte de las transformaciones sociales necesarias en las sociedades contemporáneas, razón por la que dijo tampoco hay que satanizar sus representaciones más comunes como lo son las marchas, bloqueos y plantones.

PRINCIPALES ACTORES SOCIALES

La sección 22 del SNTE es sin lugar a dudas la más representativa. Las marchas, bloqueos, toma de dependencias y plantones se refiere, son las herramientas que utilizan en sus jornadas de lucha local y nacional. Ante la magnitud de personas que participan en ellas, poco más de 70 mil sindicalistas, han paralizado por meses los rubros educativos y económicos en la entidad oaxaqueña.

Según el dirigente de la sección 22, Rubén Núñez Ginés, se manifiestan para que sus demandas sean escuchadas por las autoridades estatales y federales, ya que argumentan sólo así es tomada en cuenta su voz.

En el mismo tenor se encuentra la organización Antorcha Campesina, que actualmente está por cumplir 100 días de plantón indefinido en las afueras del Palacio de Gobierno.

Y por citar sólo algunos ejemplos dentro los grupos sociales que se manifiestan, está el Frente Popular Revolucionario, sin dejar de mencionar a las y los normalistas, quienes este año mostraron su cara más violenta al realizar bloqueos carreteros, pintas en comercios trasnacionales, destrozos y saqueo de oficinas gubernamentales, así como la toma y quema de vehículos particulares y de transporte público.

CRÍTICAS Y REPERCUSIONES ECONÓMICAS, LA OTRA CARA

Previo a las festividades de Semana Santa, el secretario de Turismo y Desarrollo Económico de la entidad, José Zorrilla de San Martin Diego, aceptó que las movilizaciones y bloqueos, afectan de forma significativamente al turismo y comercio local, nacional y extranjero, situación que dijo debería de ser revalorada por los actores sociales, pues son estos sectores los que dejan una importante derrama económica en Oaxaca.

Sin embargo, el funcionario evitó dar cifras de estas afectaciones, aunque al parecer no existen números, pues ni la Asociación de Hoteles y Moteles, ni las delegaciones locales de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC) y la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) han podido dar cuenta de las pérdidas económicas.

Al respecto el representante de la CANIRAC en Oaxaca, Onésimo Bravo Hernández, manifestó su preocupación ante las manifestaciones y toma de autobuses, ya que indicó esa información sale fuera del estado y sin lugar a dudas puede llegar a afectar de forma considerable a la industria turística.

En este sentido, Benjamín Hernández Gutiérrez, representante de la COPARMEX, detalló que desafortunadamente no ve cuando tendrá fin el movimiento magisterial en la entidad, a la par que reconoció no se ha podido concretar una evaluación de las repercusiones que sus movilizaciones han traído, no sólo para la sociedad, sino en la economía y la educación de niñas y niños.

Menos condescendientes al respecto han sido organizaciones como la Cámara de Comercio en Pequeño (CANACOPE), cuyo dirigente Melitón Lavariega Torres, ha declarado en constantes ocasiones, las deplorables condiciones en las que viven los pequeños empresarios “todos hacemos grandes esfuerzos por vincularnos con empresas y organizaciones en el extranjero sin embargo las marchas y manifestaciones ponen en jaque a la economía local”.

De acuerdo con Lavariega Torres los afectados siempre son los pequeños negocios, inclusive las personas de las localidades cercanas a la capital que pretenden vender sus productos traídos directamente del campo, lamentando que no gocen de los privilegios con los que cuentan las tiendas departamentales, que ante cualquier contingencia hacen valer su seguro que cubre cualquier tipo de afectaciones.

Para el líder de la CANACOPE las pérdidas por día generadas por las movilizaciones, marchas y bloqueos carreteros en la capital oaxaqueña son millonarias, y que si bien es cierto ha costado mucho trabajo cuantificar, debido a la magnitud, es evidente que los comercios pequeños presentan perdidas de un por 80 por ciento aproximadamente.

En las últimas semanas ha surgido en la capital oaxaqueña el Movimiento a Favor de la Economía Formal de Oaxaca, integrado por 500 comerciantes que aseguran se ahogan por falta de circulante, mismo que se deriva de las bajas ventas a consecuencia de las constantes manifestaciones que argumentan impactan en la crisis económica local.

De acuerdo con Esther Merino, propietaria de negocios céntricos y representante del movimiento, lo anterior tiene en la cuerda floja a por lo menos 100 establecimientos, que están a punto de la quiebra, sostenidos únicamente por la esperanza de ser rescatados por las autoridades locales, sin embargo dijo las dependencias de gobierno han sido claras en su política de negar apoyos como “créditos blandos” con muy pocos intereses a los pequeños comerciantes, situación contraria a lo que hacen con las grandes empresas a quienes les dan facilidades de todo tipo.

No nos queda de otra, hemos colocado mantas afuera de nuestros negocios con la leyenda S.O.S. precisamente porque ese es nuestro estado necesitamos un verdadero recate económico en la capital oaxaqueña” aseguró.

Así es como la economía local actual en Oaxaca, particularmente de las pequeñas empresas, la mayoría de estas de corte familiar, se debaten entre la vida y la muerte, ello ante la ola de manifestaciones sociales que se llevan a cabo en la entidad, muchas de las cuales no se puede negar su legitimidad, en un estado con grandes carencias y ubicado en los primeros lugares con mayor porcentaje de población en pobreza, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).