Sociedad

Normalistas y maestros toman plaza comercial en Chilpancingo

Una persona que se identificó como maestro de la Ceteg advirtió a los  comercios de esa plaza comercial que tenían diez minutos para desalojar y cerrar sus establecimientos, de lo contrario serian victimas de acciones similares a las que sufrieron Bodega Aurrera y Comercial Mexicana, el sábado pasado.
Enrique Villagómez / Corresponsal
27 octubre 2014 13:43 Última actualización 27 octubre 2014 14:7
(Enrique Villagómez)

Comercios ubicados en la plaza Galerías Chilpancingo cerraron ante la amenaza de saqueos.  (Enrique Villagómez)

Chilpancingo Gro; a 27 de octubre.- Decenas de comercios que se encuentra localizados al interior de la plaza comercial Galerías Chilpancingo, ubicada al sur de la ciudad, fueron desalojados y cerrados de emergencia ante la amenaza de saqueos por parte de los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (Ceteg) y estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con testigos, una persona que se identificó como maestro de la Ceteg, pasó por cada uno de los comercios de esa plaza comercial para advertirles que “disponían de diez minutos para desalojar y cerrar sus establecimientos”, o de lo contrario serian victimas de acciones similares a las que sufrieron Bodega Aurrera y Comercial Mexicana, el sábado pasado cuando fueron saqueadas.

Ante esa advertencia, sonaron las alarmas de emergencia y se procedió al desalojo inmediato de los clientes y algunos empleados, mientras que otros se atrincheraron al interior de los negocios para evitar cualquier posible saqueo como es el caso de la tienda Liverpool.


Por su parte, decenas de maestros y estudiantes normalistas de Ayotzinapa, mantienen bloqueados todos los accesos al centro comercial Galerías Chilpancingo, como parte de sus acciones para exigir el regreso con vida de los 43 jóvenes desaparecidos hace 30 días en Iguala de la Independencia.

Este fin de semana, las tiendas de autoservicio Bodega Aurrera y Comercial Mexicana que se ubican en Chilpancingo, fueron víctimas de saqueos por parte de jóvenes encapuchados que se identificaron como normalistas de Ayotzinapa, mismos que después de sacar cientos de productos de las dos tiendas, las regalaron a las personas que por ahí pasaban.